Espectaculos

¿Y el merengue de los 70 pa’ cuando?

Uno de los grandes errores con el merengue es el famoso término merengue de los 80. En los últimos meses estamos viendo muchos acontecimientos en el ámbito musical y el merengue no se puede quedar.

A pesar de la incertidumbre, dentro del género siempre hay noticias y más en nuestro país donde el ritmo nacional e internacional sigue jugando un papel importante. La gran pregunta, ¿si ellos celebran 40 y más entonces no son de los 80?.

Los 40 de Los Hermanos Rosario, 40 de Jossie Esteban, los 45 del Conjunto Quisqueya y otros eventos relacionados con veteranos merengueros. Recientemente nos toco leer  un titular  que decía: “Merengueros de los 80 se reactivan”, y al buscar la información en el periódico hoy, firmado por la pluma de Thelma Figueroa gran parte de los mencionados vienen de los 70, desde el Conjunto Quisqueya, Wilfrido Vargas, Bonny Cepeda, Fernando Villalona y esa lista de los reactivados incluye a Aramis Camilo, Alex Bueno y Pochy Familia. Estos últimos están en el catálogo de los merengueros de los 80.

Tal reacitvación hace referencia a temas nuevos finalizando el año. Observación: hay merengueros que sus primeros pasos en la música y determinación en la misma comienza en los 70 y en los 80 desarrollaron y emplearon al máximo su talento. En estos tiempos son veteranos, lamentablemente, no se dan su standing.

Milly Quezada y Johnny Ventura, dos iconos del merengue que subirán al escenario del Festival Presidente 2017.

Confusión: la década de los 80 no solo fue dorada para el merengue, también lo fue para la salsa, la balada en inglés y español pop y otros. Para ese tiempo, comienzan a desarrollarse nuevos grupos de merengue y los que venían de los 60 y 70 lo que hacen es solidificar su carrera en los 80.

Uno de los grandes problemas atribuidos al ritmo es no tener en estos tiempos un amplio relevo y supuesta evolución. Si hay un género donde la evolución se mantenía era y es el merengue. El gran problema radica mayormente con sus protagonistas.

Mirando lo que ha sucedido en los últimos meses, vemos grandes veteranos  como Milly Quezada, Kinito Méndez y hasta Wilfrido Vargas tratando de llegarle a un segmento de la juventud con unos supuestos colores nuevos del merengue, fusionando con la música urbana.

Pero si Wilfrido viene desde los 70 poniéndole colores al merengue hoy vanguardistas en la música como El Beduino se han sometido a una presión innesesaria. Vargas tiene temas que a 30 años de grabación siguen siendo modelos a seguir en los tiempos de hoy, como es el caso de “El jardinero”, “El loco y la luna” y “Mi medicina”.

Eddy Herrera grabó con Mozart La Para el merengue “Tu Boquita”.

Otra que se dejó llevar fue Milly que al grabar con Vladimir Dotel le hicieron creer que da nuevos pasos con los supuesto colores de hoy. Ella lo hizo hace más de una década con Héctor El Father.

Kinito Méndez también cae en el gancho de los nuevos colores haciendo un featuring con Musicólogo, cuando para el año 2006, Kinito grabó merengue urbano. ¿Y cuál es el afán?

Siendo ellos buenos representantes de la música, en este caso merengue, unos por más de 30 y 40 años, los rangos hay que respetarlos. Si los merengueros dieran un poco más la cara dentro y fuera del país no importa si están pegados o no. Hay merengueros que se sometieron al auto retiro y eso los ha matado a ellos y al ritmo.

Podemos ver artistas en diferentes géneros llegando casi a los 100 años  inciden en el mundo del espectáculo. El mejor ejemplo: Charles Aznavour, que falleció hace un par de semanas, el cantante tenía 94 años y todavía se paseaba por los grandes escenarios internacionales.

Salir del país a tocar en un lugar  y usted llegar comparativamente en el anonimato no está sumando, al contrario, resta a su carrera, peor aún con una promoción lenta y en muchos casos llegan el mismo día a tocar y después como María por ahí se van.

En cuanto a los colores y featuring existen muy buenos, tales como el que hizo Eddy Herrera con Mozart La Para, Peña Suazo y Bulín 47, pero no lo trabajaron para el mercado internacional. En cuanto a los nuevos talentos en el merengue, Gabriel está trabajando para demostrar que siendo un merenguero joven asimila los nuevos colores, principalmente, urbano y llegar a la juventud. Si trabaja como debe ser y salir de la burbuja y el cliché de los males del merengue podrá ver resultados a largo plazo.

Volviendo al tema principal, la década del 70 también tiene sus méritos y créanme, si no es por los años 70 no hubiesen llegado a los 80, 90 hasta el sol de hoy. Y que conste, nací en los 70.

Artículo escrito por El Fiscal del Merengue

Orlando Ramírez, mejor conocido como El Fiscal del Merengue. Reside en Puerto Rico desde hace muchos años, donde asumió una defensa gratuita del ritmo nacional dominicano. Locutor, productor y animador de eventos.

Comentarios