22/05/2022
Espectaculos

Crítica musical al LP «Un poquito para atrás» (1974), de Johnny Ventura

Mucho antes que los artistas del género urbano, dígase reggaetón, dembow, hip-hop y otros estilos similares, adoptaran un acelerado paso que les obligaba a estrenar una canción cada dos semanas, estuvieron aquellos a los que ya sea por imposición de las entonces todopoderosas casas discográficas o por decisión propia, tenían que sacar al mercado la friolera de tres y hasta cuatro elepés en el año.

Johnny Ventura se ubicaba en el centro de la industria discográfica en torno a los merengueros más populares tanto en los 60 como en los 70, momento álgido de su carrera: para octubre de 1974 recibía la admirable distinción, por cuarto año consecutivo, como la orquesta «más popular del mundo» que confería la influyente revista norteamericana Récord World.

Cuando el tiempo apremiaba y la intensa agenda de presentaciones que mantenía ocupado al Combo Show no le permitía somterse a las extensas jornadas de los estudios de grabación, se apelaba al recurso de cocinar al vapor un nuevo elepé con pocas canciones nuevas, completando el repertorio con temas o que fueron éxito de estrenos anteriores o que no llegaron a tener ninguna repercusión.

RELACIONADO: Crítica musical al elepé «La protesta de los feos» (1974) de Johnny Ventura

Un poquito para atrás es un buen ejemplo de ello. Este disco se mueve al paso de las diferentes corrientes estilísticas que exploró el talentoso y carismático artista dominicano. Diez canciones de las cuales solo cuatro son inéditas. Repasemos el pasado que inspiró la selección que pertenece a lo publicado con anterioridad: el merengue El papelito blanco es la más antigua, estrenada en el 1967 como parte del elepé con el mismo título.

Sigue la salsa El mamito, incluida en la producción de 1968 y del año siguiente aparece el son montuno Sacando palos del monte, una composición de Pedro Aranzola, que se circunscribe en el contexto del repertorio que produjo Johnny Ventura influenciado por la música cubana a lo largo de sus primeros 15 años en la escena. Del disco Ah! Yo no sé… no (1971) la apuesta favoreció a La piragua, una salsa agradable al oído.

Acercándonos al 1972, de ese Salsa pa’ tu lechón que supuso un envidiable éxito discográfico para el merenguero, se recoge la adaptación del hit Jesucristo del astro brasileño Roberto Carlos. El sexto y último tema de estreno previo que forma parte de esta producción es la salsa Tiene sabor, que se editó en el 1973 como parte del disco Salsa.

RELACIONADO: Crítica musical al elepé «El pingüino» (1973) de Johnny Ventura

Cobra sentido que el título de este LP también sea el del merengue logró mayor popularidad de sus cuatro temas inéditos, sobre todo porque además es una composición original de El Caballo. Apreciable el trabajo orquestal del instrumental Homenaje a Pruddy, creación del compositor Máximo Polanco Estrella. Del célebre dúo cubano Los Compadres integrado por los hermanos Hierrezuelo, con arreglos del propio Johnny, tenemos el guaguancó Macusa.

El cierre de Un poquito para atrás es un himno escrito a tres manos –J. Ventura, Yaqui Núñez del Risco y Víctor Víctor– que honra a Florinda Soriano Muñoz, popularmente conocida como Mamá Tingó, activista y defensora de los derechos del campesino asesinada el 1 de noviembre de 1974. Una canción que por su contenido se sembró en el corazón del público.

Artículo escrito por Maximo Jimenez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios