22/05/2022
Espectaculos

Crítica musical al elepé «La protesta de los feos» (1974), de Johnny Ventura

La música del mundo alimentó el ingenio creativo de un Johnny Ventura que trató con éxito estar a la vanguardia con los ritmos en voga que predominaban en el momento. De esa misma manera, apelaba a lo tradicional, a tributar compositores de trayectoria probada, a artistas de trascendencia internacional y a clásicos que en el tiempo ganan nuevas audiencias.

Esto justifica su versión en merengue de Fumando espero, un tango lindísimo que grabó  en el 1957 la actriz y cantante argentina Libertad Lamarque (RCA Camden-CALB-1077), composición de F. Gardo y J. Villadomat. Con el bolero, doce años después de su debut en independiente, seguía sucediendo lo propio. El elepé La protesta de los feos(Mate-029) incluye Si pudieras amarme, otra apreciable composición del mexicano Pedro Escobedo Hernández, con versiones muy bien logradas, entre ellas la de Chelo y su Conjunto (1969), otra del inolvidable Vicente Fernández (1974) y una de 1980 que hiciera La Chácara.

Johnny Ventura siempre tuvo esa visión universal de la música. Su intensa agenda artística fuera de República Dominicana le permitió entrar en contacto con la música de otros ámbitos en otras voces. Poco se ha tratado, por ejemplo, las referencias de los ritmos haitianos en su discografía. Esto se puede apreciar en el merengue Jacmel, incluido en su primera producción (La agarradera, 1962). Y aquí vuelve a beber de esas aguas con Bobiné, tema del folklore haitiano que en el 1972 grabaron Les Ambassadeurs del maestro Ernst Menelas, interpretado por Albert Pascal y Henriot Leroy.

RELACIONADO: Crítica musical al elepé «Salsa» (1973), de Johnny Ventura

Esas andanzas de su ofensiva experimental también le permitían identificar jugadas que comercialmente tenían un potencial inimaginable. Cuando en el 1973 el Gran Combo de Puerto Rico grabaron la composición de Flor M. Morales, Eliminación de feos, que tuvo una popularidad arrolladora, la dupla Máximo Polanco Estrella y Johnny Ventura respondieron con La protesta de los feos, una respuesta directa al hit del legendario combo boricua, que se estrenó en diciembre de ese mismo año. El merengue es una de las canciones más populares de este elepé.

De Polanco Estrella también grabó La proclama, un merengue en el que satirizan al mejor estilo del Combo Show el accionar de los políticos y sus atractivas propuestas electorales. Mundito Espinal se vuelve a inspirar para ofrecerle a Johnny sus oportunas creaciones, como sucedió con los merengues Qué triste Ya no es lo mismo, este último interpretado por Luisito Martí (1945-2010).

RELACIONADO: Crítica musical al elepé «El pingüino» (1973) de Johnny Ventura

El Caballo se enfrascó en los arreglos de otro tema que funcionó muy bien, dando como resultado su versión de Mi qué se yo, una canción con referencias rítmicas afroantillanas. Completó la decena de este elepé con El apagón, una composición propia de corte social en la que «a lo’ oscuro metí las manos/ metí los pies/ hice mi lío y yo lo desaté».

El estreno de La protesta de los feos resultó en un gran éxito para el Combo Show. Para mayo de 1974, ese repertorio cargado de canciones de calado popular, le llevaron a agotar una gira por varias ciudades de Estados Unidos, incluyendo un show de dimensiones en el prestigioso Madison Square Garden de Nueva York, al tiempo que el elepé se sembraba en los primeros lugares de venta sobre todo en Miami.

Artículo escrito por Maximo Jimenez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios