30/06/2022
Cine

Lista de otras 5 de las mejores series de televisión




Mi Top 5 de las mejores series de televisión publicado en mayo pasado, generó diversas reacciones –la mayoría en contra, en el entendido de las limitaciones de la selección– que me conminaron inevitablemente a confeccionar una nueva recopilación. Cuatro de las cinco de las series incluidas en la referida clasificación ya habían terminado y la que no, Homeland, había cerrado en su quinta temporada, material suficiente para tener una idea sobre su calidad, popularidad y nivel de producción.

En mis selección, prefiero escoger series de televisión ya terminadas, porque esto me permite exponer una opinión también concluyente. Este criterio explica la exclusión de producciones excelentes, como American Crime, Fargo, Better Call Saul o True Detective, tres dramas que capítulo tras capítulo «es como un golpe en el estómago», parafraseando al talentoso autor John Ridley, guionista de American Crime.

Esta nueva selección, producto de ese compendio amasado tras engancharme a las series con altos registros de calidad en su realización, es un complemento de mi primera lista. Y al parecer, tampoco será la última. El drama sigue predominando. Trataré de citar series ya concluidas o que están camino a cerrar su ciclo en la televisión o en los servicios streaming como los de Netflix. La primera de la lista, según muchos de los que opinaron en el artículo anterior, debió aparecer entre el top 5 anterior.

1. Juego de Tronos (2011 –). Una de las mejores series de todos los tiempos. No hay espacio para el debate. La épica producción de HBO basada en el best-seller de George R.R. Martin se estrenó el 8 de mayo de 2011 bajo una expectativa inusual para una serie de la pantalla chica. Su enganche con la audiencia se produce desde las primeras escenas del episodio uno, sembrando una intriga que se hace presente a lo largo de sus seis temporadas, cuyo último episodio –transmitido el 26 de junio de este año– alcanzó una valoración de la gente de 9.9 en IMDB.

Grandes interpretaciones de la mayoría de sus actores y actrices, tras la selección de un elenco que abraza con una capacidad única cada personaje. Los giros dramáticos en Juego de Tronos prácticamente no se habían implementado en serie alguna: no importa la relevancia de un personaje que impida su eliminación con una facilidad deslumbrante.

Game of Thrones va más allá del lenguaje natural de la televisión: es cine a gran escala. Una súper producción que cada año se filma bajo un hermetismo asfixiante, cuyo final se anunció para la octava temporada posiblemente en el 2018. Intriga, drama, diálogos antológicos, mezclados con una dosis disfrutable de buen humor, ingenio, decorados costosísimos y de grandes dimensiones… en fin, al final será una de esas series que dejará unos estándares muy difíciles de superar.

Elenco de Mad men, otra de las series más populares de los últimos tiempos.

Elenco de Mad men, otra de las series más populares de los últimos tiempos.

1. Mad Men (2007-2015). Smoke Gets in Your Eyes inauguró el 19 de julio de 2007 la popular serie de televisión sobre el mundo de la publicidad en el Manhattan, Nueva York, de principios de los 1960, con el misterioso ejecutivo Donald Draper como hilo conductor de esta fascinante realización.

Dos aspectos notables dieron a Mad Men gran popularidad: su estupenda puesta en escena y la recreación estilística de la moda de la época y las intríngulis de esta profesión que tuvo una gran influencia en el mundo de los negocios no solo en Estados Unidos sino también en muchos otros países. Creada por Matthew Weiner, la serie dio rienda sueltas a los directores que tuvo a lo largo de su producción, muchos de ellos dirigiendo hasta 15 capítulos.

El marcaje de su elenco alcanzó notas notables. Grandes interpretaciones, con guiones muy bien logrados, sobrellevando tanto el drama y la intriga, como el humor con pizcas del mejor sarcasmo que pueda exprimir la creatividad de sus escritores. ¡Qué gran serie! Cada una de las temporadas logró mantener la chispa del entusiasmo en la audiencia. Si bien es cierto que su capítulo final generó más expectativa que satisfacción, Mad Men se conservará por mucho tiempo en el gusto de los que han cultivado un buen paladar televisivo.

Downton Abbey recrea la vida de la aristocracia británica de principios de siglo 20.

Downton Abbey recrea la vida de la aristocracia británica de principios de siglo 20.

3. Downton Abbey (2010-2015). Los británicos tienen una gran apreciación de su historia, una alta valoración por su pasado que se refleja milimétricamente en la reconstrucción cultural, arquitectónica, gastronómica y educativa de la familia aristocrática de los Crawley, que sustenta esta serie de televisión creada por Julian Fellowes.

En apenas cinco temporadas y 52 episodios, se alzó con tres Globos de Oro, alrededor de 49 galardones de otras premiaciones y casi 200 postulaciones, gracias a la meticulosa recreación de lo que era la aristocracia británica a principios del siglo XX. En cada temporada, su creador va hilvanando las experiencias y la cotidianidad de la familia Crawley –encabezada por el matrimonio Robert y Cora– con un sentido histórico muy bien sustentado.

Downton Abbey es una de las pocas producciones británicas que ha pautado la televisión norteamericana, y esto se hizo posible gracias a su excelente realización. Muchos de sus diálogos hoy parecerían risibles, y hasta cursi, pero esas bondades de la familia Crawley, con un protagonismo importante de todo el servicio a las órdenes del castillo, se circunscriben a la naturaleza de la gente de la época. Imperdible, para amantes sobre todo de las series de época.

The Americans, cine con una alta dosis de suspenso.

The Americans, cine con una alta dosis de suspenso.

4. The Americans (2013 –). Dos agentes de la KGB rusa forman pareja para vivir en los Estados Unidos y trabajar como espías durante la Guerra Fría. Es una de las series menos populares (quizás menos conocidas), y de las que menos se escribe, pero es una producción exquisita, con excelentes actuaciones y una excelente ambientación, combinada con elementos únicos de la época.

Kari Russell y Matthew Rhys –pareja en la vida real– ofrecen un tour de force sobrellevando las vicisitudes que experimentó un espía en los años en que Estados Unidos y la Unión Soviética escenificaban una lucha tenaz por la supremacía mundial, que tuvo más consecuencias desconocidas que las que trascendieron públicamente.

Creada por Joseph Weisberg, The Americans nos mantiene bien en alto sobre el techo del suspenso, la intriga y los devaneos de esta pareja que tiene como vecinos a un agente del FBI muy suspicaz, con sus sospechas legítimas, a toda carrera desde que se estrenó la serie el 30 de enero de 2013, y hasta su cuarta temporada que concluyó el 8 de junio de este año. Magnífico trabajo de todo el equipo de producción, con un dejo de desilusión en aquellos episodios en que el espectador espera –y desea– que le suceda algo a los espías rusos.

American Crime pone en entredicho la doble moral de la sociedad estadounidense sobre temas como la homosexualidad, la drogadicción o el racismo.

American Crime pone en entredicho la doble moral de la sociedad estadounidense sobre temas como la homosexualidad, la drogadicción o el racismo.

5. American Crime (2015 – ). Con apenas dos temporadas y una tercera en curso sin fecha de estreno, me arriesgaré en incluir este drama americano, que cuestiona esa sociedad estadounidense como pocos se han atrevido a hacerlo a través de un trabajo serio, responsable, digno de los mejores trabajos contemporáneos del cine. Porque esto sí que es cine.

American Crime tiene como peculiaridad que cada temporada es independiente –como True Detective o American Crime History– y John Ridley, su creador, describió muy bien hace poco en una entrevista con el diario español El País, lo que representa esta obra maestra: «Cada capítulo es como un golpe en el estómago. Todos ellos necesitan de una reflexión posterior, para hacer la digestión. Es dura, pero ese resultado solo se logra con personajes reales y temas relevantes y reconocibles llenos de prejuicios, hipocresía, odio… Historias que son habituales, pero contadas de otra manera: madres coraje que luchan por sacar a la luz la violación a su hijo; directoras de colegio que se aferran a mantener su puesto y estatus social o una alta ejecutiva afroamericana que ve cómo se despedaza todo lo que ha conseguido por una acusación a su hijo», dijo el guionista al periodista Eneko Ruiz Jiménez.

Y es así. Cada capítulo de American Crime te hará sufrir, llorar, te hará revoltear el estómago, porque sus intérpretes así lo consiguen, elevar por lo más alto cada línea, sumergidos en situaciones decepcionantes, que tratan de ocultar la doble moral de quienes aspiran alcanzar el éxito sin importar lo que tengan que hacer para ello.

No es una serie para todos los gustos, ni tiene que serlo. Con esas dos temporadas a cuestas, el trabajo de John Ridley aquí es digno de tomar en cuenta incluso para materia de estudio. Arte en su estado puro, cine con ojo crítico y alucinante. Soportar las angustias que genera cada uno de sus capítulos, vale la pena el segundo por fotograma.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios