24/09/2020
Política

Contra todo pronóstico, el PRD se siembra como tercera fuerza política

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) viene esquivando obstáculos, desde la división de su liderazgo que dio como resultado el surgimiento del Revolucionario Moderno (PRM), gravitando desde el 2016 con ciertas dificultades internas debido a sus acuerdos institucionales con sus aliados gubernamentales del PLD, con el presidente de la República Danilo Medina como padrino indiscutible.

Con «el voto decisivo» en los bolsillos como grito de guerra en la presente contienda electoral, el PRD que preside Miguel Vargas Maldonado, sufrió un golpe inesperado a semanas de las elecciones municipales del 15 de febrero –que posteriormente fueron suspendidas y celebradas el 15 de marzo–, con la sorpresiva renuncia de Hugo Beras, candidato a la alcaldía del Distrito Nacional, que finalmente cerró el ciclo apoyando a la actual alcaldesa, Carolina Mejía, del PRM.

Previo a la salida de Hugo Beras, ninguna encuesta benefició al PRD con más de un tres por ciento del favor del electorado y cuando se consumó la renuncia de su candidato a la alcaldía en el Distrito Nacional, el panorama con relación a las proyecciones quizás bordeaban el uno o menos del dos por ciento a su favor.

La renuncia de Beras, que ahora es el Secretario General del ADN, tuvo un impacto mediático significativo y Carolina Mejía y su equipo capitalizaron el momento. Aún con las proyecciones de las encuestas en contra, el PRD de Miguel Vargas Maldonado también logró superar las proyecciones adversas de todas las encuestas que se realizaron en el período preelectoral de las elecciones municipales.

El PRD se sembró de manera espectacular en el tercer lugar con 174,813 votos, para un 4.99%, de acuerdo a la consolidación final dada a conocer por la Junta Central Electoral (JCE). Como partido, sin alianzas, sí vio reducida su representación municipal, conservando solo tres alcaldías a nivel nacional, 20 regidores, un director municipal y ocho vocales.

Sin embargo, los perredeístas y sus aliados alcanzaron 53 regidurías y 37 vocales a nivel nacional. Quedaría por suponer, porque no hay espacio para más, qué tanto perjudicó la salida de Hugo Beras en los últimos días previo a las elecciones, y la labor de los 37 candidatos a regidores de las tres circunscripciones del Distrito Nacional, que sin duda algún aporte electoral conseguirían cada uno en sus diferentes demarcaciones.

Hoy, el PRD de Miguel Vargas amaneció con la oficialización de la renuncia de otros dos dirigentes perredeístas que se venían esperando desde hace varios meses: la de José Leonel «Neney» Cabrera y la de Carlos Gabriel García, quienes están ahora más cerca de apoyar el proyecto presidencial de Luis Abinader en el PRM.

Miguel Vargas Maldonado volvió a apostar a una alianza con el Partido de la Liberación Dominicana, que tiene en Gonzalo Castillo su candidato presidencial, acuerdo que algunos de los dirigentes perredeístas –entre ellos los renunciantes de ayer– esperaban se consumara pero con el PRM de Abinader e Hipólito Mejía.

El PRD estructuró una boleta independiente de 134 diputados, cinco senadores, un diputado nacional y tres aspirantes al PARLACEN y tres como diputados de Ultramar. Las candidaturas a diputado suman 152 con las alianzas.

El 4.99 por ciento de las votaciones alcanzadas por el PRD es un saldo positivo dadas las circunstancias actuales. Las cifras podrían aumentar de manera significativa de cara a las elecciones del 5 de julio, en la medida en que el presidente del partido apueste a sus candidatos, sobre todo del apoyo que reciban los diputados en todas las demarcaciones, y hasta qué punto Miguel Vargas pueda atraer «sangre nueva» a las filas de su organización y logre contener las renuncias de otros dirigentes.

Comentarios