01/03/2024
Nacionales

Derechos Humanos pide a jueces liberar policía preso en Najayo




La filial Los Mina de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos pidió a los jueces del Tribunal Colegiado, que el 26 de este mes tienen audiencia en Santiago, dejar en libertad al primer teniente de la Policía, Luis Rafael Fermín Cabrera, contra quien, considera la institución, se urdió un plan en Puerto Plata con la finalidad de condenarlo por un delito que no cometió, y por lo cual, está preso desde el 2009 en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo-Hombres, en San Cristóbal.

El periodista Ochar G. Santana presidente en esta zona de los derechos humanos, indicó que la investigación que realizó determinó que contra Fermín Cabrera se produjo una conspiración de parte de un narco de Puerto Plata de apellido Martínez, que se disfraza de empresario que involucró a oficiales policiales, a un fiscal de apellido Rodríguez y a jueces de Puerto Plata.

«Es un secreto a voces que a Fermín Cabrera lo involucraron en un doble crimen acusandolo, sin una sola prueba, de que sustrajo los casquillos de bala de la escena del crimen donde sicarios contratados por el indicado narco asesinaron a Aladino Acevedo Díaz y de Engels Sarita Almeyda el 1 de marzo del 2006», explicó.

«Los jueces que el 26 de este mes tienen audiencia en Santiago si estudiaron el expediente a fondo descubrieron la conspiración y por eso esta Comisión Nacional de los Derechos Humanos les solicita que hagan justicia dejando a Fermín Cabrera en libertad para que se incerte a la sociedad como un hombre de bien», indicó Santana.

Santana dijo estar convencido de la inocencia del exoficial policial y una prueba es que el 21 de marzo del 2011 la Suprema Corte de Justicia (SCJ) emitió la sentencia 47 ordenando la realización de un juicio nuevo en Santiago de los Caballeros tras admitir un recurso de casación interpuesto por los abogados del acusado contra la sentencia 00051/2011 que emitió un Tribunal Colegiado de Puerto Plata que lo condenó a veinte años de reclusión.

Comentarios