07/12/2019
Opinión

¿Quién destapará ‘la caja negra’ de Polyplás?

A cuatro meses de la tragedia de Polyplás, no tenemos un informe definitivo de las causas que produjeron ese espantoso desastre, al que accedimos durante dos semanas desde las pantallas de nuestros móviles.  Ni siquiera hemos sabido que se haya impartido una orden oficial de que esa investigación se hará.

Ni el Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo, ni el Gobierno, ni el Ayuntamiento, ni ninguna otra instancia oficial ha ordenado una investigación que establezca responsabilidades y nos permita conocer, con certeza, qué pasó en la planta de plásticos que explotó en Villas Agrícolas el 5 de diciembre de 2018. 

Tenemos la sensación de que esa es una historia que nunca terminó, de la que nunca supimos las cantidades totales de muertos y heridos, aunque se publicaron, ni la cantidad total de daños materiales, que nunca se publicó.

Los heridos fueron cientos, pero nunca supimos qué les pasó, en qué condiciones resultaron afectados (no es lo mismo un esguince que una quemada de tercer grado) o cómo han evolucionado hasta el momento: ¿murieron? ¿se recuperaron? ¿siguen en cama?

Recordamos, ciertamente, una declaración apresurada, atropellada y narigoneada que dio el jefe de Bomberos de Santo Domingo, apenas unas 5 ó 6 horas después del estallido, cuando todavía no habíamos encontrado siquiera la mitad de los cadáveres que finalmente encontraríamos, pero nunca hubo un informe definitivo emitido por ese organismo.

Muchas preguntas han quedado sin respuestas. ¿Qué hacía un “arregla desastre”, tipo el personaje de Samuel Jackson en Pulp Fiction, dictándole al jefe bomberos, descaradamente, frente a las cámaras de televisión, lo que tenía decir a la prensa? ¿Por qué ambos, -el “arregla desastre” y el bombero- no han sido sometidos a una investigación oficial? ¿A quién o a quiénes se encubren?

Pienso en la tragedia de Polyplás como nuestro 9/11, pero inexplicado. A pesar de las enormes diferencias entre ambos episodios,  aquí también asistimos al dantesco espectáculo de la búsqueda de cadáveres un tanto a ciegas, durante “10 días que conmovieron al mundo”, como el famoso título en el que John Reed reporta las atrocidades de la revolución bolchevique. 

Después del 9/11, el gobierno estadounidense designó una comisión que durante cuatro años investigó con rigor el ataque terrorista y sus consecuencias. Como resultado de la publicación de esa investigación definitiva, cambió la cultura de seguridad entre los ciudadanos, en los aeropuertos, en los trenes, en las calles y hasta en la construcción de edificaciones, para mitigar el riesgo de que otro asesinato masivo de esa índole vuelva a suceder.

Si no sabemos con certeza lo que pasó en Polyplás, las verdaderas causas y los niveles de responsabilidad de las partes involucradas, no aprenderemos nada, y, en consecuencia,  seguiremos altamente expuestos a explosiones que arrasen con las vidas de los pobres, sin régimen de consecuencias. 

Artículo escrito por Melvin Peña

Melvin Peña es un consultor de negocios en temas de comunicación, marketing e innovación. Ha trabajado para 25 de las empresas más admiradas de República Dominicana en 15 sectores diferentes. También tiene una amplia experiencia como consultor en el sector público, organismos internacionales y empresas multinacionales. Es presidente de la firma Comunicaciones Integradas.

Comentarios