Opinión

Cómo meterse en la campaña de otro país, sin meterse en líos

Hace menos de un mes que los canadienses decidieron meterse en la contienda electoral del vecino estadounidense, y lo hicieron a través de una campaña digital tan amistosa que no provocó ningún resquemor en Estados Unidos ni tampoco en Canadá, ni siquiera en el pugnaz Donald Trump, aunque la iniciativa es claramente pro Hillary Clinton.

La campaña fue realizada por la agencia de publicidad Garden Collective, motu proprio, como un acto de buena vecindad y nada más, para recordarles a los estadounidenses lo geniales que son y, con ello, darles un espaldarazo en medio de esta competencia electoral inusualmente cenagosa.

No es una iniciativa oficial ni de ningún funcionario público, pero si esta campaña digital, que gira en torno a un video testimonial, hubiese sido auspiciada por el estado o protagonizada por un funcionario público canadiense, la pieza es tan amigable que es poco probable que fuera provocar alguna polémica en torno a ella: ni líos diplomáticos ni de opinión pública, que todo se puede decir, pero importa el cómo.

Además del video, hay ecos de otros ciudadanos en Facebook, Twitter e Instagram, bajo el hashtag #TellAmericaItsGreat, alusivo al eslogan de Trump “Make America Great Again”. No obstante, Shari Walczak, la fundadora de la agencia realizadora, declaró en una entrevista a The New York Times: “Estoy bastante segura de que la mayoría de los canadienses votaría por Hillary Clinton.”

El contenido y las razones de la campaña

“Hey, chicos!”, dice un hombre alegre en el video, filmado con cámaras web y  smartphones: “Estamos aquí en Canadá hablando de lo estupendos que son ustedes, y hemos pensando enviarles un poco  amor”.

A su testimonio le siguen dos docenas más de canadienses alabando calurosamente a Estados Unidos por cosas como su diversidad, su programa espacial y por ser el lugar de nacimiento de notables raperos como Biggie Smalls y Tupac Shakur.

“Ustedes son geniales”, dice una mujer en el video. Una segunda mujer, sentada junto a ella, está de acuerdo: “Realmente son geniales”.

Walczak explicó que ella y sus compañeros de la agencia comenzaron esta campaña como un trabajo de amor – no lo están usando para vender nada-, porque querían hacer una contribución positiva a una temporada electoral que ha sido francamente deprimente.

“Cada mañana nos reuníamos en el trabajo e inevitablemente había una discusión sobre otra noticia negativa sobre la campaña electoral”, dijo. “Lo miramos a través de un lente canadiense, pero todos tenemos amigos, familiares y colegas que viven en América. Nos dimos cuenta de lo terrible que se deben sentir inmersos en ese día a día. ”

Canadá y Estados Unidos tienen una relación única. Comparten la frontera terrestre más larga del mundo, y sus economías, sociedades, operaciones policiales y de defensa están profundamente entrelazadas. Más de 1,800 millones de dólares al día cambian de manos en el comercio transfronterizo y aproximadamente 400,000 personas viajan diariamente entre los dos países.

Walczak dijo que una relación tan estrecha es una de las razones por las que los canadienses observaban la política estadounidense tan de cerca. “Todo está tan entrelazado que no podemos dejar de darnos cuenta de que también nos veremos afectados por el resultado de estas elecciones”.

Artículo escrito por Melvin Peña

Melvin Peña es uno de los consultores de comunicación más respetado de República Dominicana, desde donde trabaja para corporaciones nacionales y multinacionales, áreas del gobierno, organismos internacionales, entidades sin fines de lucro y políticos. Un ejercicio de más de 20 años le ha permitido diseñar metodologías propias y altamente efectivas para el manejo de crisis, controversias, escisiones, alianzas, absorciones, fusiones y demás situaciones complejas del mundo de los negocios, la gestión pública y la dinámica política. (Melvin@comunicacionesintegradas.com).

Comentarios