Nacionales

Atención odontológica en pacientes con síndrome de Down

El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

La rehabilitación de esos niños llega a ser una experiencia gratificante. El dentista debe individualizar los cuidados específicos y establecer las medidas necesarias para la rehabilitación bucal de los pequeños. El objetivo es mantener la salud bucal mediante una buena comunicación con los padres y su hijo, en un ambiente cordial de comprensión y paciencia.

Desde el punto de vista odontológico, las maniobras son exactamente las mismas como en cualquier otro niño, una diferencia fundamental es la motivación que muchas veces se hace más difícil y las sesiones pueden requerir de más tiempo. Es muy importante conocer el grado de desarrollo psíquico y de su coeficiente intelectual porque condicionará hasta dónde podremos llegar con nuestro tratamiento convencional.

Nuestro primer objetivo será la eliminación del dolor y el control de posibles infecciones. Tendremos que evaluar la necesidad de suprimir o restaurar todas aquellos dientes que sean la causa desencadenante del problema bucal.

Las pautas preventivas de higiene bucodental tendentes a mejorar la técnica del cepillado, uso de pasta dentífrica fluorada, enjuague con colutorios con flúor, uso de seda dental, control de la dieta y de malos hábitos como chupón, biberón de noche, control de placa, junto a los sellados de fosas y fisuras, han demostrado que conducen a una disminución de los problemas bucodentales de este grupo.

Paciente Sindrome Down 1Manejo de la conducta. Los niños con síndrome de Down son, en su mayoría agradables, animosos, cariñosos y de buen comportamiento, de manera que pueden ser atendidos en el consultorio dental. Cuando esto no es posible, la rehabilitación bucal se hará bajo sedación y realizando los procedimientos para solucionar todos los problemas bucales en una sola sesión.

Para poder hacer una correcta planificación del tratamiento debemos conocer el estado sistémico del paciente. Para ello, solicitaremos del médico de cabecera o del especialista un informe lo más amplio y detallado posible, en el que se especifique si los tratamientos dentales, los medios que vamos a utilizar y la terapia farmacológica pueden influir o interferir en la enfermedad que padece el paciente y en el tratamiento específico farmacológico que esté realizando.

Los siguientes procedimientos han demostrado su eficacia para establecer armonía en las relaciones paciente-odontólogo y reducir la ansiedad:

De un breve paseo por el consultorio antes de intentar el tratamiento. Presente al paciente al personal del equipo asistencial y así se reducirá el temor del paciente a lo “desconocido”.

Paciente sindrome down 2Hable con lentitud y con términos sencillos. Asegúrese de que sus explicaciones son comprendidas preguntando a los pacientes si tienen alguna pregunta que formular.

Dé solamente una instrucción cada vez. Premie al paciente con felicitaciones tras la terminación de cada procedimiento.

Escuche atentamente al paciente. El odontólogo debe ser particularmente sensible a los gestos y pedidos verbales.

Realice sesiones cortas. Avance gradualmente hacia procedimientos más difíciles después de que el paciente se haya acostumbrado al ambiente del consultorio.

Programe la atención del paciente para horas tempranas del día, cuando el odontólogo, su equipo asistencial y el paciente están menos fatigados. En los pacientes más aprensivos se puede intentar la sedación.

Es necesario que nuestra actitud sea cuidadosa y amigable, así como evitar siempre todo aquello que aumenta la aprensión y miedo de estas personas. Estos pacientes suelen ser en su mayoría afectuosos y colaboradores, y los tratamientos odontológicos carecen de dificultades si se lleva a cabo un protocolo adecuado de atención. Son niños que responden positivamente a la modulación conductual. Habrá que establecer una adecuada educación bucal tanto para el paciente, si sus facultades lo permiten, como para sus padres o tutores y lograr la motivación suficiente para conseguirla.

El paciente con síndrome de Down presenta durante su vida, diversos síntomas de patología oral; que deberán ser atendidos con la correcta ejecución, por parte de un odontólogo especialista y un equipo multidisciplinar. Además, el paciente deberá asistir con regularidad y constancia a la consulta odontológica; siguiendo las pautas recomendadas por el especialista.

Artículo escrito por Karla Marina

Doctor en Odontología. Especialista en rehabilitación bucal, propietaria de clínica dental especializada, donde desempeña la práctica privada, junto con un equipo de profesionales de las diferencias áreas de la odontología moderna. (Email: [email protected])