22/11/2019
Opinión

El valor de nominar el Gran Soberano




OTROS ÁMBITOS 

Antes de concluir nuestra gestión al frente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), propusimos ante una asamblea una serie de reformas vinculadas al Premio Soberano que le darían a la ceremonia un nuevo impulso, la renovación que se hacía necesaria justo cuando estos iban a cumplir su 30 aniversario.

Era parte del programa de reformas que iniciamos en el 2011, con el cual actualizamos muchos aspectos propios de los galardones más importantes que se entregan en República Dominicana. Luego de consultas en varios sectores importantes dentro y fuera de Acroarte, llegamos a la conclusión que el momento de entrega del Gran Soberano se producía en un segmento que caía como un balde de agua fría, luego de casi 3 horas de haber disfrutado de un espectáculo sin desperdicios.

Durante las 29 entregas anteriores, Premio Soberano cerraba con la escogencia de su máximo galardón, sin que la producción tuviera oportunidad de preparar un número a la altura y la solemnidad de este premio, debido a la dinámica que había predominado hasta entonces.

La propuesta que sometimos ante la asamblea extraordinaria en Acroarte, la cual fue aprobada casi a unanimidad, estableció que: «El ganador del Gran Soberano se escogerá de una terna de artistas previamente nominados, con méritos para recibir esta distinción. Los nombres serán escogidos a partir de la propuesta del Comité Ejecutivo y el Consejo de Asesores (integrado por sus ex presidentes), quienes también se encargarán de escoger al ganador».

Esta modificación en los reglamentos de los Premios Soberano permitirá ahora que el público y los artistas conozcan con antelación a las tres figuras que optarán por esta distinción, lo que también facilitará al equipo de producción de turno, preparar un segmento artístico mucho más atractivo para el evento televisado.

Esto también permitirá que, de antemano, los nominados reserven su participación en los premios. Con la modalidad anterior, los directivos de Acroarte debían hacer una agotadora labor para garantizar que el escogido –horas antes de la ceremonia– confirmara su asistencia al Teatro Nacional, porque de lo contrario, según los criterios de la categoría, éste debe estar presente en la sala para recibir el galardón.

A partir de esta edición de los Premios Soberano, todo este engorroso proceso será mucho más dinámico, transparente y competitivo. El público, sin duda, la parte más importante de estos galardones que organizan Acroarte y Cervecería Nacional Dominicana, será parte indirecta del panorama que predominará desde el momento en que se anuncien los nominados hasta que se escoja al ganador.

La esencia del Gran Soberano sigue siendo la misma: «Se otorgará al artista primordialmente por la trascendencia de su obra durante el año o por la trayectoria. Se podrá entregar a una figura por su obra imperecedera y su consagración en el arte». En las reformas que sometimos a la asamblea, agregamos que esta estatuilla «no podrá otorgarse más de una vez a un mismo artista y tampoco se pueden entregar dos Gran Soberano en una misma premiación».

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), coordinador de la tertulia "Música entre libros" de la Biblioteca Juan Bosch (Funglode).

Esta noticia tiene un comentario

Comentarios