24/01/2022
Nacionales

Iglesia Católica está más preocupada de lo que parece por acusaciones




Tras conocerse que el Papa Francisco destituyó hace unos días a Josef Wesolowski, el Nuncio Apostólico luego de que medios dominicanos lo acusaran de abusos sexuales a menores y que en el país el padre Jesús Mota, conocido por los lugareños como el Padre Johnny, en Constanza tiene a más de un medio de comunicación con los ojos puesto en él, debido a varios casos pendientes desde hace varios años en el que se le implica a caso de violación de menores,     diferentes representantes de la Iglesia Católica han hablado y lo han hecho rompiendo un silencio que por años funcionó como la mejor arma para no seguir ahuyentando a los feligreses y provocar más escándalos en torno a la primera iglesia fundada en el mundo.

Sin embargo, el tema de las acusaciones a diferentes representantes de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, que tiene en este país la mayor cantidad de feligreses, por diferentes causas (violación de menores y pederastia),sigue estando latente en el corazón de muchos hombres y mujeres que han entregado sus vidas al servicio de los más necesitados y del pueblo, haciendo votos de castidad, obediencia y pobreza. Es el caso del sacerdote diocesano Ricardo Satelices Pellerano, quien desde hace 48 años es el párroco de la Iglesia Santiago Apóstol, ubicada en la Avenida México. En el sermón de la misa oficiada en el día de ayer, (domingo), el sacerdote que tiene casi 80 años de edad se refirió abiertamente al tema del Nuncio Apostólico en el país y le explicó a los feligreses presentes en la Santa Misa, que prestaran atención a lo que iba a decir.

“Quiénes saben qué y quién es el nuncio apostólico”, preguntó el sacerdote que trataba de instruir a los presentes sobre el tema. Un hombre presente en la iglesia levantó la mano y mencionó el nombre del Nuncio destituido hace poco y que fue sacado del país. –“Sí, pero no es el nombre, sino ¿cuál es su misión?, volvió a preguntar el padre Ricardo. Entonces ahí explicó que el nuncio es el representante del Papa en el país, mientras se despachaba con una explicación que a más de uno dejó sorprendidos.

“Ni los curas, ni los obispos, han podido acabar con la Iglesia católica”, admitiendo que son muchos los problemas y conflictos que ha debido enfrentar la iglesia que él representa en el país y que nadie, nadie, ha podido acabar con ella, porque su iglesia está formada sobre “roca firme”, como lo dijo Dios, ante Pedro, el primer Papa que tuvo la Iglesia Católica, por lo que esos errores que han cometido curas y obispos no acabarían con ella.
El hecho de que un sacerdote hable tan llano y claro con los feligreses en una celebración eucarística en la que las lecturas ni el evangelio enfocaba este punto significa que el tema de las violaciones y la pederastia sigue moviendo a preocupación no sólo para las cabezas de esta organizacióm religiosa,  sino, a los curas y religiosas que deben enfrentar las críticas más de cerca con la comunidad a la que le dan la cara todos los días.

El Padre Johnny como le conocen en Constanza se deberá enfrentar a la justicia y no la divina, acusado de violación de menores.

El Padre Johnny como le conocen en Constanza se deberá enfrentar a la justicia y no la divina, acusado de violación de menores.

Hay que recordar que las agrupaciones feministas y cívicas de la región del Cibao, pidieron la pasada semana a las autoridades dominicanas que profundicen las investigaciones sobre los abusos sexuales de que fueron víctimas un grupo de mujeres cuando eran menores de edad por del sacerdote católico del municipio de Constanza, Juan Manuel de Jesús Mota (Padre Johnny), las cuales dice el religioso que no conoce. Mientras que por otro lado otros piden que sea devuelto al país el Nuncio Apostólico para que encare la justicia dominicana, y no la divina.

El pasado mes de julio el Papa Francisco hizo público algunas reformas en el seno del Vaticano, con la finalidad de poner reglas y penas más severas a los sacerdotes y representantes de la Iglesias Católica, medidas que fueron recogidas por diferentes medios internacionales.

El periódicso El País, por ejemplo que le dio seguimiento al tema aseguraba que el Papa Francisco había cambiado mediante un motu proprio —un documento que solo pueden emitir los papas— el reglamento jurídico del Estado Ciudad del Vaticano. Queda abolida la cadena perpetua, se introducen nuevas figuras criminales relativas a delitos contra la humanidad y, sobre todo, se agravan las penas para los casos relacionados con abusos de menores y blanqueo de capitales.

El espíritu de la reforma decidida por Jorge Mario Bergoglio es el de adecuar el ordenamiento jurídico del Vaticano a la legislación internacional. La Santa Sede se rige por el Código Zanardelli, que entró en vigor en Italia en 1889 y en el Vaticano en 1929.  Para el Papa estos cambios son oportunos y  » es necesario que la comunidad internacional adopte instrumentos jurídicos adecuados que permitan prevenir y combatir la delincuencia, favoreciendo la cooperación judicial internacional en materia penal».

 

 

Comentarios