18/11/2019
Gobierno

Vicepresidencia presenta estudio para alinear oferta formativa con demanda laboral en provincias más pobres

La Vicepresidencia de la República, el Banco Mundial y el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) presentaron este miércoles el “Estudio de detección de necesidades de capacitación y demanda laboral 2019”, realizado con el objetivo de proveer información base para alinear la oferta de servicios de formación y capacitación con las demandas actuales y de mediano plazo en territorios priorizados por su alto nivel de pobreza.

Entre las conclusiones del estudio, en el que se involucraron también el Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales (GCPS) y el programa Progresando con Solidaridad (Prosoli),  destaca que existe una importante demanda de capacitación, ya que el 84.5 por ciento de los empleadores indicaron que los trabajadores requieren formación o capacitación específica; que el 40 por ciento reportó algún nivel de dificultad para conseguir los perfiles requeridos y que el 78 por ciento de los consultados entiende que los prospectos disponibles necesitan más formación.

En el acto, que fue encabezado por la vicepresidenta de la República y coordinadora del GCPS, doctora Margarita Cedeño, habló la directora del programa Progresando con Solidaridad, Altagracia Suriel, quien señaló que el estudio forma parte de la visión de la Vicemandataria para cuantificar todas las intervenciones e innovar a través de políticas públicas basadas en evidencias.

“Con un mandato de cero improvisación, todas las intervenciones del Gabinete parten de analizar la realidad. Se identifica a las personas que viven en pobreza y vulnerabilidad y se implementan acciones para combatirla, y así se garantizan las oportunidades que generan igualdad y desarrollo sostenible”, manifestó.

También habló el representante del Banco Mundial en el país, Alessandro Legrottaglie, quien destacó la efectividad de la implementación por parte del Gobierno de políticas públicas que toman en cuenta la inclusión productiva de calidad que los jóvenes aprovechan en su transición al mercado laboral.

“Para el Banco Mundial es un privilegio trabajar con un gobierno que está tan comprometido con las metas del país en materia de inclusión económica de los más pobres”, expresó.

El informe puntualiza que se estima en alrededor de 738 mil los potenciales demandantes de servicios de formación técnico profesional. Además se determinó que los empleadores requieren que sus colaboradores tengan múltiples habilidades o competencias, por lo que se hace necesario que, además de la capacitación técnica y una buena educación general, los ciudadanos deben tener dominio de ofimática, idiomas y habilidades para el trabajo colaborativo.

Jóvenes Prosoli con mejor nivel educativo. La investigación encontró que los jóvenes participantes de Prosoli tienen un mejor nivel educativo (67.6 por ciento) que la generalidad de sus iguales a nivel nacional (44.5 por ciento determinado por un estudio de Educa de este año 2019), para una diferencia de 24 puntos porcentuales a favor de los primeros.

Además evidenció que casi el 80 por ciento de dicho segmento de la población ha participado en alguna acción de capacitación técnica, la mayoría de ellos a través del INFOTEP (42 por ciento) y de los centros gestionados por Prosoli (24 por ciento), es decir, los Centros de Capacitación y Producción Progresando con Solidaridad (CCPP) y los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC).

Recomendaciones. El informe, realizado por el consultor Oscar Amargós, coordinado y supervisado por el Departamento de Investigación Estadísticas de Mercados Laborales de INFOTEP, recomienda examinar la organización del currículo de los programas de formación técnico profesional, debido a que más de dos tercios de los empleadores han establecido como requisito de entrada que los candidatos tengan un mínimo de 12 años de escolaridad.

Además, aconsejaron realizar una análisis de brechas y un ejercicio de programación por familia profesional y las ocupaciones priorizadas, el cual debe proveer información que permita preparar programas de capacitación en aquellos lugares que no tengan oferta, o si en el territorio determinado no existiese capacidad instalada o centro de formación acreditado por el INFOTEP, decidir la incorporación de otros actores que sí pudieran ofrecer el servicio, como politécnicos.

Comentarios