25/09/2022
Nacionales

Más tranquila que el Dalai Lama




La pose no tiene –absolutamente– nada que ver con la que podría ser una buena sesión de yoga. Pero donde se encontraba Tania Báez, sin duda, merecía un momento Kodak, pero al mejor estilo de Instagram.

Detrás, ese background caribeño que sensibiliza a cualquier mortal, y ella, cuando el tenue sol del atardecer acaricia su piel, apuesta a dejar grabada para la historia imágenes como esta. Porque, a ver, «no importa la mueca, la compañía», por supuesto que no, este fue un encuentro «perfecto».

Y es que Tania Báez goza su vida, como la que más. Se dice por ahí que es la abuela más feliz, por lo menos, de República Dominicana. Con su media naranja ensimismada en sus intensas tandas de entrenamiento físico, con «las hijas de su mamá», un programa radial que prende poco a poco y, como si fuera poco, su hija Techy Fatule anuncia nuevo programa de televisión por CDN 37.

¿Pedir más? Absolutamente. La Báez, ya sea en la playa, en el restaurant, con la familia o en algún bar caribeño, solo se preocupa por una cosa: ser feliz. A tu salud.

Comentarios