09/07/2020
Opinión

La raíz de la reputación




La fórmula más cercana a lo perfecto en el proceso de construcción de reputación corporativa está en combinar las mejores prácticas gerenciales, la responsabilidad social y la unificación de los públicos de interés a través de las buenas noticias sobre la gestión.

Corresponde a la era del pleistoceno empresarial el ejercicio de abrir un negocio con la única intención de montarse sobre un colchón de ganancias sin pensar que la empresa es un ente social, un ciudadano corporativo con oportunidades, riesgos y amenazas en función de su conexión con la sociedad.

Cada vez más la decisión de compra estará anclada a los valores proyectados por quien vende, sean bienes o servicios. Y en ese terreno los grandes campeones del mercado serán aquellos que sepan desarrollar una reputación robusta a partir del cumplimiento de las leyes y el compromiso social con su entorno.

El culto al cliente y al capital humano –entendido como el mejor tratamiento a quienes nos compran y a quienes posibilitan las ventas– es otro factor imporante para ganarse el favor del público formando portavoces favorables.

Es importante no obviar que la cadena de comunicación más poderosa, para bien o para mal, está formada por el estado de opinión que crea el boca a boca y en ese contexto los eslabones más influyentes son clientes y empleados.

La astucia de empresarios que crecieron y se multiplicaron evadiendo impuestos, lesionando el medioambiente o bajo relaciones vampirescas (chuparse al máximo los beneficios sin retribuciones justas a los colaboradores) está llegando a su ocaso.

Hay quienes tratan de montarse en lo que consideran una tabla de salvación: invertir grandes presupuesto en planes de publicidad y relaciones públicas para armar una imagen que no guarda relación con la práctica. Pero el despeñadero les viene tarde o temprano. Inundar los periódicos con notas de prensa, frecuentemente insulzas, o favorecer a influenciadoras con publicidad como dádiva, no fortalece la raíz de la reputación. La degrada.

Artículo escrito por Víctor Bautista

Máster en Dirección de Comunicación OBS/Universidad de Barcelona. Proyect manager del plan de comunicación de crisis de la Asociación de Bancos de la RD a raíz de la caída de tres bancos en 2003. Director de comunicación de la ABA. Editor económico, jefe de redacción, director de medios impresos, de TV e internet. Diplomado en economía por Empírica y Universidad Católica Santo Domingo. Productor del segmento Contante & Sonante (economía y finanzas) en el programa Cuentas Claras.

Comentarios