22/10/2020
Series de TV

El complejo pulso narrativo de «Westworld»

En Westworld, como en la vida, amanece un nuevo día cada día. Inicia con éste una  experiencia diferente para los nuevos visitantes, y los anfitriones se encargan de proporcionar todo cuanto sea necesario para que el viaje sea inolvidable, acercándose a una realidad virtual donde a veces se pierde la noción de lo lo fantástico a lo real.

Westworld es un parque de atracciones, creado por el torrente imaginario del doctor Robert Ford que interpreta Anthony Hopkins, quien tiene apariciones fugaces en cada una de las tres temporadas de esta complea serie de ciencia ficción basada en la novela homónima del escritor Michael Crichton, creada Lisa Joy y Jonathan Nolan.

La serie inició en el 2016, y de inmediato se convirtió en uno de los proyectos de punta de HBO, gracias a sus altos niveles de producción, para la cual se reservaron partidas presupuestarias inusuales en la industria de la televisión. Un elenco de lujo con la actriz Evan Rachel Wood como Dolores Abernathy en rol protagónico, estupenda labor en la encarnación de uno de los roles más fascinantes de este relato.

Al lado de Wood se colocan Jeffrey Wright, Ed Harris, Thandie Newton, Tessa Thompson, James Marsden, Luke Hemsworth, Angela Sarafyan, Anthony Hopkins y otras reconocidas figuras del cine y la televisión que van y vienen de acuerdo a los roles que se les reservan.

Pero es el complejísimo argumento narrativo el protagonista que se luce en esta megaproducción televisiva que transmitió el tres de mayo de este 2020 el octavo y último capítulo de su tercera temporada. Es en ese campo donde la mano del doctor Robert Ford mueve los hilos del entramado relato en el que todos los días son iguales y diferentes al mismo tiempo.

El juego ­–tal como pudieran ser las atracciones turísticas del futuro– pierde todo entendimiento por parte de los humanos que ahora persiguen a una de las anfitrionas que siente padece como los humanos. A Dolores le duele en las entrañas que todo su mundo, que «su gente» haya sido manipulada, aniquilada y hasta utilizada para poder sustentar las bondades de un parque al cual ella quiere darle una vuelta de tuerca para siempre.

En esas andanzas vengativas anda Dolores en la tercera temporada de esta inquietante serie de televisión. «Westworld» pone a prueba el instinto creativo de una industria cada vez más perfeccionista. Tenemos que ir y venir entre capítulos de hoy y de ayer, para entender y comprender mejor. Es otro de los puntos luminosos del universo fantástico al que asistimos en cada entrega. 

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios