18/04/2024
Cine

Crítica: El sombrío retrato de «Churchill» en el drama de Teplitzky




La notable trayectoria política de Winston Churchill (1874-1965) no puede ser abordada con justicia en una película de poco menos de dos horas. Mucho menos podría serlo su polémica vida personal –que siempre fue de la mano de su perfil público, criticado, aplaudido, amado y odiado–. Consciente de esas limitaciones, el director Jonathan Teplitzky delimita el histórico argumento de Churchill a los cuatro días que antecedieron a la invasión de Normandía por parte de las tropas de los países aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Lejos de los angustiantes, sangrientos y mortales enfrentamientos bélicos recreados con fidelidad espantosa en numerosas películas por muchos directores, y del drama que supone estar en el frente de batalla, la película de Teplitzky reduce su punto de vista a las tensas reuniones de salones y escritorios entre el alto mando militar encabezado por Dwight –Ike– Eisenhower, el general Montgomery y el propio primer ministro británico.

Aquí contemplaremos a un Winston Churchill debatiéndose en «sangre, sudor y lágrimas», recordando su histórica frase de mayo de 1940, porque tenía sus dudas sobre la estrategia militar referente a la Operación Overlord, puesta en marcha por el alto mando militar de los países aliados, dejando al primer ministro literalmente fuera de la toma de decisión. Aún cuando se trata de un episodio de vital importancia histórica, la película padece del rigor dramático que esperamos con la participación de estos personajes de primer orden en el tramo final de la Segunda Guerra Mundial.

Brian Cox está muy distante de personificar con credibilidad la figura de Churchill, como lo hiciera, por ejemplo, John Lithgow en la aclamada serie de Netflix The Crown –La Corona–. Esos mismos registros se manifiestan casi con todo el elenco protagónico, enfatizado por el veterano John Slattery como Ike Eisenhower. El filme no logra tomar vuelo, y sus líneas más apreciables corresponden a esas frases célebres del primer ministro británico, que contrastan con sus arrebatos emocionales, discusiones intensas con todo el que le rodea y sus tormentos existenciales.

Para conocer un poco mejor sobre el político británico más notable del siglo XX podemos revisar El joven Winston, rodada en 1972 por Richard Attenborought y Churchill and the generals –Churchill y los generales–, película de tres horas que realizó Alan Gibson para la televisión en el 1979. 

Reino Unido 105 mins. Idioma Inglés Guión Alex von Tunzelmann Intérpretes Brian Cox, Miranda Richardson, John Slattery, Julian Wadham, Richard Durden, Ella Purnell, Danny Webb, Jonathan Aris, Steven Cree.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios