05/03/2024
Cine

Crítica: «Cuando todo está perdido»




Un marinero despierta por el ruido que produce la coalición de su yate con un contenedor salido de la nada en alta mar. El accidente deja averiada la embarcación, con un agujero que permite la entrada del agua, dando inicio una travesía sofocante, asfixiante… desesperante.

Una embarcación, un mar, un marinero, una historia, un actor. Es la ecuación que cualquier realizador en sus inicios desea tener para sacudirnos con el único objetivo de ganarse la bendición de la audiencia. El argumento es un desafío creativo que ya antes tuvimos una buena muestra parecida en el 2010, con Enterrado (Buried), de Rodrigo Cortés, quien se ganó el aplauso a pulso de una trama casi imposible de sostener durante una hora y 35 minutos.

Cortés tenía a su protagonista enterrado en un ataúd, un contratista de los Estados Unidos desplegado en Iraq que fue enterrado por los grupos rebeldes de ese país; y en este filme de J. C. Chandor apela a un actor curtido de la talla de Robert Redford para dar rienda suelta a una travesía milimétricamente bien planteada, bajo una estructura lineal que inicia con la voz en off de su protagonista, al que no se le volverá a hablar por segunda vez durante una hora después.

ALL IS LOSTCon excepción del tigre bengala que acompaña a Pi Patel en La vida de Pie (2012), hay elementos comunes en la travesía que emprende Redford mientras trata desesperadamente de sobrevivir mientras su embarcación se hunde en las profundidades del mar Índico. Porque al final, naufragar en cualquier mar somete a los desdichados a enfrentarse a los mismos desafíos.

Ante las imposibilidades de combinar escenas y acciones, si fuera una película de reparto convencional, Chandor juega con una excepcional mezcla y edición de sonidos (trabajo que logró una nominación al Oscar) y la experiencia de su navegante, que conoce el mar y los protocolos propios de una situación como esta; y cada movimiento tiene un sentido y una importancia vital para poder sobrellevar una historia (de momentos angustiante y monótona, hay que puntualizarlo) a feliz término, con una hora y 46 minutos de metraje.

A la altura la actuación de Robert Redford, nominado al Globo de Oro como Mejor actor dramático, Cuando todo está perdido no es una película que motive que quisiéramos ver más de una vez, pero es un trabajo bien dirigido, aunque no para todos los gustos.

Título original: All Is Lost. Director: J.C. Chandor. Intérprete: Robert Redford. Año: 2013. Género: Drama. País: Estados Unidos.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios