19/02/2020
Nacionales

En Nueva York, Wason también es Brazobán




Venga, que no es lo menos. Él nació en Villa Mella y aunque Wason Brazobán es un artista muy, pero muy humilde y sencillo (la fama no se le ha ido a la cabeza), el carismático intérprete navega en sus aguas cuando está en su frecuentada y amada Nueva York.

Ni en Villa Mella, ni en Santo Domingo ni en ningún otro rincón de la República Dominicana, se le puede ver a Wason disfrutar tanto de la temperatura, de la atmósfera, del ambiente, de sus calles, como sucede en la Gran Manzana.

El hombre se inspira, porque Nueva York, para él (quizás para usted también) es otra cosa. Es la gran ciudad, esa que le permite recorrerla a pie, con su sombrerito al mejor estilo de Pancho Céspedes, con sus lentes de sol como si se tratase de Johnny Depp. Nadie le reconoce, él va por las calles contemplando los paisajes irrepetibles de sus alrededores.

Tómese su tiempo, y échele un vistazo a la foto. Todo en su entorno está ajeno a que Wason Brazobán posa para un lente cualquiera (la célebre fotógrafa Annie Leibovitz no se ha enterado que él anda por esos predios), cierra sus ojos y, quizás-quizás-quizás esté pensando en que aquí nos ha dejado a todos.

En fin, Nueva York, esa ciudad que fue, es y seguirá siendo la Gran Ciudad, se mete en la piel de Wason. Y por allí, vuelve una y otra vez, desinteresado en regresar, aunque la nostalgia ataque despiadadamente de manera circunstancial.

Comentarios