08/04/2020

dialogo

Opinión

Desde mi prisión domiciliaria

En mi prisión domiciliaria por el coronavirus –que quizás me hará saldar algunos pasivos de afectos causados por la rapidez con que vivimos– se reafirma la grandeza del clan familiar, el poder de ese sólido anillo que es lo único…