04/12/2020
Gobierno

Se gradúan 145 adolescentes en conflicto con la ley




La vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, encabezó el acto de graduación de 145 jóvenes que realizaron diferentes cursos en el Centro de Capacitación y Producción Progresando Ciudad del Niño que funciona en el Centro de Atención Integral para Adolescentes en Conflicto con la Ley de Hato Nuevo, Manoguayabo.

Los internos recibieron cursos de panadería, repostería, auxiliar de oficina, estilista, artesanía, alfarería, informática, peluquería, pintura básica y Microsoft Office, como parte de las acciones que emprende el Gobierno por iniciativa de la Vicepresidenta para lograr la reinserción social de los jóvenes.

Con esta graduación, suman 595 adolescentes en conflicto con la ley capacitados desde el 2013 por el programa Volver a Empezar que desarrolla la Vicepresidencia de la República, dirigido a brindarles a  los jóvenes nuevas oportunidades.

Al pronunciar el discurso central del acto, la directora del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), Altagracia Suriel, destacó la motivación y dedicación asumida por los graduandos durante sus capacitaciones, así como el compromiso y deseo de ser mejores personas para sus familias y para la sociedad.

“Hoy estos adolescentes han demostrado que es posible volver a empezar. Justamente así se llama el proyecto que la Vicepresidenta desarrolla en este centro para acompañar a adolescentes y jóvenes en conflicto con la ley en el proceso de reinserción social a través de la ejecución de iniciativas que promueven su desarrollo integral”, aseguró Suriel.

La reinserción se logra a través de educación y capacitación técnica profesional permanente, acorde a las preferencias de los internos y a la demanda laboral actual. Asimismo, indicó que a través de ese capítulo se contribuye también a mejorar la oferta alimenticia y los servicios médicos que se ofrecen en el recinto penitenciario.

“Con el programa Volver a Empezar involucramos a los jóvenes y adolescentes en la protección del medioambiente y producción agrícola a través de los huertos comunitarios”, indicó.

Con el proyecto se promueve además el involucramiento de las familias en la incorporación sociofamiliar de los adolescentes.  “En ese sentido, trabajamos en el desarrollo psicoafectivo, tanto de las familias como de sus hijos, impulsando las expresiones artísticas y deportivas, la formación en valores y los derechos humanos del personal del centro”, resaltó.

 

Comentarios