Nacionales

Publicista Yoni Cruz denuncia acoso y amenazas de muerte a él y su familia

El publicista y comunicador Yoni Cruz denunció este jueves el acoso y la amenaza de muerte que ha vertido por las redes sociales Patricia Báez Martínez, madre de su hija menor, en medio de un conflicto judicial. “Tengo una hija con Patricia Báez, una agresora y acosadora impenitente, que su única razón de existir es causar daño a los demás, una farsante que pregona ser una activista feminista y luchadora social. Ella ha vertido públicamente su amenaza de asesinarme, igual a mi esposa y a la hija que tenemos en común”.

Cruz dijo en rueda de prensa que esta es la más reciente de una cadena de amenazas y acoso a su familia provenientes de la madre de su hija, y que ante la gravedad de la misma, hace un llamado al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez y al Poder Judicial a intervenir ante esta campaña de agresión y acoso a él y a su familia.

Se recuerda que en 2004 el padre denunció a la madre porque ella amenazó con matar a la menor, de seis años entonces, y luego suicidarse (al estilo de los feminicidas, que matan a sus parejas e hijos y luego se suicidan). La fiscal Deisy García, de la Unidad de Niñas, Niños y Adolescentes de la avenida México, Distrito Nacional, lo certifica en su Remisión de Denuncia No. DNAF-2014-001-00190-14, y solicitud de protección, dirigida al magistrado Lanier Molina, Procurador Fiscal de Niños, Niñas y Adolescentes de la Provincia Santo Domingo, quien ante esa situación dictó una orden de protección a la menor, retirándole la custodia a la madre agresora.

“Soy un orgulloso hijo de Los Arroces de Bonao, un campesino que vino a Santo Domingo a estudiar en la universidad y a trabajar honestamente en los medios de comunicación, habiendo sido ilustrador, diseñador, editor en jefe de diseño de Listín Diario por más de 25 años, editor gráfico del periódico Hoy por más de dos años, y de la desaparecida revista Ysabela por cinco años. Responsabilizo públicamente a Patricia Báez de todo incididente en que mi integridad se vea amenazada, así como la de mi esposa o cualquiera de mis hijos. Ella sería la responsable de mi muerte si uno de estos días aparezco asesinado. Ella lo ha afirmado públicamente y yo, conociendo su historial de violencia y cómo se regodea cuando ha golpeado a alguien, incluso a sus hijas, me tomo en serio su amenaza pública”. 

Cruz es categórico en afirmar que “No le tengo miedo. Seguiré haciendo mi vida normal. No soy hombre de temer, nunca tuve miedo, menos de una desequilibrada como esta mujer, pero se que ella es capaz de eso, y es ella quien ha publicado su intención y disposición a ir a la cárcel por su crimen. La Fiscalía de Santo Domingo ya me había advertido de sus intenciones hace cuatro años, pues mediante los servicios de inteligencia del Estado determinó que ella había iniciado gestiones con el fin de contratar a algún sicario que me hiciera “pasar un susto”, y todos sabemos qué significa esto. No se concretizó porque no disponía del dinero necesario para ello”.

Aclaró por que, a pesar de “la andanada de estiércol que ella ha querido vertir sobre mí y mi familia, nunca la he amenazado”, y que cuando ha tenido que reaccionar ante sus actos delictivos ha acudido a las distintas fiscalías de Santo Domingo y Baní. Reitera que nunca ha amenazado ni golpeado a Patricia Báez. “No puede mostrar una llamada mía, ni un mensaje en que le amenace. En los últimos cuatro años he recibido amenazas, acoso permanente por cualquier vía, agresiones de diversas índoles contra mi hija y lo he soportado callado y tranquilo. Se queja de que no le respondo. La he dejado que se consuma en su miserable humanidad. Nunca he sido una amenaza para la integridad suya ni de ninguna persona. Eso lo pueden atestiguar los centenares de excolegas de la prensa con los que laboré durante casi 30 años, adonde reside mi mayor fuente de amigos entrañables. No soy un hombre violento. No lo he sido nunca. Mi solvencia moral y ética nunca ha sido puesta en duda, por el contrario, ha sido reconocida por amigos y empresas donde he laborado”.

El comunicador dijo que no tomará ninguna acción personal ante esta amenaza y que la hace pública para que conste, pues es a la justicia dominicana la que deberá encargarse de lo demás, como se está encargando de la denuncia por cometer un delito grave y amenazas contra su propia hija”.  Dice Yoni Cruz que deja bien claro su decisión de protejer a su pequeña hija y a su familia como corresponde. 

Patricia Báez tiene una medida de alejamiento del hogar de los Cruz-Medina, y no puede acercarse a su hija hasta que conluyan las investigaciones. Por lo pronto, tiene limitado el acceso a ellos. “Yo estaré en donde siempre estoy, iré a los lugares que habitualmente voy y tomaré las previsiones que sean necesarias. Ella sabe muy bien que de joven enfrenté la represión en mi pueblo natal, y mis excompañeros saben mejor que como líder estudiantil y militante político mi comportamiento siempre estuvo a la altura del peligro que pude enfrentar. Pasado el tiempo, no es la amenaza de una acosadora y perversa la que me va a recluir”.

“Mi familia y yo acudimos a la Justicia, amparados en la Constitución y las leyes de nuestro país, para que intervengan y detengan a esta agresora en sus reiterados intentos de violentar y acosarnos. En sus manos está evitar que ella pueda concretizar sus criminales intenciones.

La madre entregó la niña al padre el pasado 16 de marzo, luego que le comunicara al padre, vía WhatsApp que “Yo me voy a casar… En mi barco no caben esos problemas”, es decir, su hija es un problema que no cabe en su pretendido y fallido casamiento.

“Un día no lejano pasaré raya y sumaré las dos cifras de mi maternidad, y el resultado será CERO”, publicaba esta mujer semanas antes al 16 de marzo en que botó de su casa a su hija. “Mi proyecto con ella quedó abortado” fue el discurso de despedida a su hija”, concluye Yoni Cruz.

Comentarios