31/01/2023
Espectaculos

Periodismo. Premio Soberano. Y «periodismo»




Con el ánimo y el interés de mejorar los procesos internos de Premio Soberano, el actual Comité Ejecutivo que encabeza la periodista Emelyn Baldera en la Asociación de Cronistas de Arte –trabajando, como debe ser, de la mano de Cervecería Nacional Dominicana– están implementando medidas de un programa diseñado para aumentar la credibilidad y la transparencia de los principales galardones de República Dominicana.

Tras la inesperada victoria de Baldera (2017-2019) y su equipo –inesperada solo para ese sector que se creía dueño y señor dentro de Acroarte–, leemos con sorpresa cómo se empiezan a tergiversar las informaciones servidas por la institución.

Tomemos como ejemplo el anuncio por parte de Acroarte y CND el pasado lunes, de la puesta en marcha una encuesta a través de www.premiosoberano.com en la que el público puede someter sus favoritos en doce de las categorías más importantes de estos galardones, correspondientes al Renglón Popular (música), con el interés de que los jurados –que son los responsables de nominar y premiar– tengan un termómetro sobre los artistas que la gente quisiera ver en esta premiación.

En la sección donde el público puede votar, se lee de manera inequívoca: «Esta encuesta no es garantía de nominación, se usará como una referencia técnica en la asamblea de nominaciones en el mes de enero donde se elegirán los nominados de Premio Soberano 2018 en el Renglón Popular».

Este párrafo no deja espacio para la interpretación en cuanto a su significado. Y el comunicado despachado el lunes por Acroarte y CND tampoco deja duda sobre su objetivo y su finalidad. Sin embargo, ayer martes leí –quedándome en una sola pieza– una columna en un periódico matutino en el que se criticaba esta medida porque los jurados designados por Acroarte para nominar y premiar ya no tendrían ninguna importancia en estas responsabilidades. Leer para creer.

El periodista inicia su escrito así: He leído con asombro y mucha sorpresa que a partir de 2018 el público será el responsable de nominar, al menos, 12 categorías de los premios Soberano. Falso. El público es encuestado y esa información será utilizada como insumo por los jurados en las asambleas.

El escrito sigue así: Esto me ha llenado de preocupación, pues una medida como esa debió ser aprobada por una asamblea de nominaciones, lo que no ha ocurrido. No creo que darle el poder al público de elegir a los nominados sea la solución a los problemas de Premio Soberano. El público elige por fanatismo y SUPLANTAR AL CRONISTA (las mayúsculas son mías) que asiste a los conciertos y le da seguimiento profesional a cada de una de las actividades que realizan, no es una decisión PENSADA (las mayúsculas son mías).

En Acroarte, se suele subestimar la inteligencia de la gente. Cuando en el 2012 creamos la categoría el Soberano del Público, de inmediato, esta se convirtió en una de las más interesantes y aplaudidas, recibiendo una acogida que dejó sorprendido a los más incrédulos (como los que escriben argumentos como los que señalamos más arriba). De hecho, en la edición pasada de los galardones, Mozart La Para y Cheddy García fueron los dos nominados que le dieron más «sabor» a la ceremonia con su «descarnada» ofensiva en las redes sociales, que mantuvo al público en vilo sobre quién ganaría finalmente la estatuilla.

La decisión de poner en marcha esta encuesta ha sido más que PENSADA por la actual directiva y los ejecutivos de CND, que están conscientes sobre los desafíos que deben superar los organizadores de Premio Soberano, rumbo a sus 35 años de historia. Sigamos leyendo el artículo en cuestión:

También se puede dar el caso (ya ha sucedido), que determinados manejadores contraten expertos y consigan más ‘like’ de lo debido para lograr una o varias nominaciones de sus artistas. Este párrafo no resiste análisis.

Como yo, muchos miembros de los jurados estamos más que sorprendidos con esta noticia, que en nada beneficia nuestra premiación. YA SER MIEMBRO DE LOS JURADOS NO TENDRÁ NINGÚN SENTIDO, pues asistiremos a una reunión a validar lo que el público seleccionó, sean propuestas viables o no.

El comunicado de Acroarte y CND, sobre este aspecto, tampoco deja margen a la interpretación: «Emelyn Baldera, presidenta de Acroarte, entiende que contar con esta información puede ser un insumo importante para los galardones. “La opinión del público nos importa, queremos saber a cuáles artistas quisiera ver la población en las nominaciones, y con los resultados de la encuesta, los jurados tendrán la oportunidad de tener esa idea de primera mano”.

Votar para escoger a los nominados seguirá siendo un derecho de los jurados de Acroarte (las negritas son mías), pero los resultados de esta encuesta, que serían mostrados y considerados por los jurados, servirán para determinar qué tan alejada podría estar una propuesta artística que surja de la asamblea de lo que opina el público».

El periodista concluye sus teorías conspirativas con una exhortación: «Cuidemos nuestro premio que tantos sacrificios nos ha costado mantenerlo de pie por 35 años».

A propósito del sinsentido de los criterios informativos que predominan en estos días de la supremacía de las redes sociales y los bloggers que en muchos casos no cumplen los preceptos que los cimientos sobre los que se sustenta el periodismo, nunca pensamos que estas ideas volátiles y sensacionalistas pudieran acampar en las consagradas páginas de un diario impreso.

En algo sí coincidimos con el columnista en cuestión, cuando escribe que «cuidamos nuestro premio». Pero si bien es cierto que Premio Soberano es organizado por Acroarte y Cervecería Nacional Dominicana, ha trascendido a un nivel impensable gracias al sentimiento de pertenencia del pueblo dominicano que lo ha elevado a categoría de marca país. Una cosa es criticar o disentir sobre algo (que es un derecho de todos), pero tergiversar una información con intenciones insospechadas ya es preocupante. Esa esa la cuestión.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios