24/11/2020
Política

Peggy Cabral recuerda a Peña Gómez en el 22 aniversario de su muerte

“Hoy, a veintidós años de tu partida, la blanca pureza de tu alma noble irradia una potente luz, cual jacho encendido”. Con estas conmovedoras palabras Peggy Cabral recordó hoy a José Francisco Peña Gómez  al conmemorarse el veintidós aniversario de la muerte de su esposo. 

Cabral acudió temprano en la mañana al cementerio Cristo Redentor para  dejar depositada, junto a una comitiva de altos dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD); una  ofrenda floral en honor y recordación del prócer, insigne político, y  el gran líder de masas que ha habido en la República Dominicana en toda  su historia.

Tras colocar el ramo de flores, Cabral manifestó que el inmortal lider perredeista, fue “un tenaz inspirador de amor, solidaridad y justicia, y defensor pleno de la clase pobre, la libertad y la democracia dominicana y mundial”.

La diplomática y dirigenta perredeista, sostuvo que Peña hizo docencia y decencia desde la politica, trascendió al  mundo entero, fue grande entre los grandes y lider entre lideres, “así te recuerda tu pueblo, tu partido, y quienes tuvimos  el privilegio de convivir contigo”.

Ante los aciagos y  dificiles momentos que angustian a la población dominicana y a la  humanidad toda, a causa del Covid-19; la también vicecanciller de la  República  expresó “Cuánto extrañamos la sapiensa y sensibilidad del lider fogoso y conciliador que fuiste Peña”.

Peggy, compañera del politico, intelectual e internacionalista, indicó que Peña Gomez  fue un ser humano excepcional, al proclamar que fue “Grande en la humildad y humilde en la grandeza”.

Peggy finalizó sus palabras diciendo que, “desde el lugar en que te encuentres, junto al Creador, vivirás por siempre en nuestros corazones”.

José Francisco Peña Gómez fue un hombre de origen humilde, nació el 6 de marzo de 1937 en la apartada comunidad La Loma del Flaco, de la provincia Valverde, y falleció el 10 de mayo de 1998; en el poblado Cambita Garabito, de San Cristóbal.

Comentarios