Opinión

Luis Abinader tiene que adoptar una campaña de vergüenza contra dinero

Los empréstitos hechos por el gobierno y que legaliza el Senado ponen en riesgo el futuro de los dominicanos ante el desorden fiscal y los malos manejos, ya que la administración de Danilo Medina se esta embolsillando para la reelección más de 1,300 millones de dólares que ahorra del costo del combustible presupuestado a 90 dólares el barril, que se esta comprando, durante lo que va de año, a un precio muy distinto, ya qué el barril de petróleo lo está pagando, desde octubre del año pasado, entre 45/60 dólares el barril.

Danilo Medina y sus compartes manejan más de 45 mil millones de pesos  a su antojo y discreción sin rendir cuentas; es por ello que se han podido comprar los diputados para la reelección. Danilo, con características de dictador, manipulador al servicio del imperio y las oligarquías qué explotan sin piedad los recursos mineros, saquea el país con el consentimiento de toda la estructura partidista.

Ahora, con la designación de Antonio Isa en el Ministerio de Minería, estarán más protegidos los explotadores mineros.

Danilo Medina es buen estratega, manipulador, simulador que incluso doblegó las intenciones de sus propios compañeros que aspiraban a igual posición obligándoles a que retiraran sus aspiraciones ya qué, como todo dictador, maneja su propia agenda sin escuchar las voces del país, que se expresa por todos los medios sin ser escuchado.

En términos laborales, el gobierno hizo lo que el empresariado quizo con la clase trabajadora del país, aún habiendo dicho el mandatario que nadie podía vivir con menos de 10 mil pesos mensuales. ¿Resultado? Se impuso lo que el sector privado quizo por debajo de lo discutido con el sector laboral, y el estado lo apadrinó.

La intranquilidad ciudadana por la delincuencia y el narcotrafico parece no importar al gobierno de Danilo Medina. Estos temas no están en su agenda; ante la inercia, el crimen se incrementa día a día en el país llegando a establecer un récord en el que no hay una familia que no haya sido víctima de un asalto o un asesinato.

Vergüenza contra dinero tendrá que ser el lema en esta campaña que se aproxima, campaña por  el recate de la nación, que nunca antes se había visto envuelta en tantos intereses mezquinos donde desde el gobierno se venda y se compre libertad e impunidad.

Comentarios