23/10/2021
Opinión

Los presidenciables

En República Dominicana la “fabrica de presidentes” está en operaciones y en franca producción. Por un lado, está el candidato único a vencer del nuevo partido, la Fuerza del Pueblo, el expresidente Leonel Fernández, cuya experiencia de tres gestiones le dan el know how que sin duda es uno de sus puntos fuertes, incluso, frente al propio presidente Luis Abinader, que será el candidato al que apostarán para asegurar cuatro años más del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Al otro lado del escenario está el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que despliega una estrategia de poner en el carril del centro a figuras como Francisco Domínguez Brito y Abel Martínez , ambos con sobrada experiencia política y con virtudes para sacar la cabeza por una organización que necesita de nuevos rostros que le deveuelvan la confianza al electorado, pese a todos los días grises que viven fruto de acusaciones del Ministerio Público, que espera seguir drenando lo mejor de este partido que gobernó los últimos 16 años.

En ese panorama, es inminente la salida al ruedo de la exvicepresidenta, Margarita Cedeño de Fernández, que alista a su equipo para iniciar una campaña en pos de la candidatura presidencial por el PLD, sin que esto no genere turbulencia en su entorno personal, pero también a lo interno del partido, donde está por verse que estén dadas las circunstancias para que una mujer sea la candidata presidencial.

¿Están los dominicanos preparados para una mujer presidente? Es la pregunta que hay que hacerse y tratar de analizar seriamente. No pudo Hillary Clinton hacerlo en Estados Unidos, un país más abierto y liberal en términos culturales.

La doctora Cedeño debe analizar con frialdad y cordura esta jugada, de manera que su imagen de mujer trabajadora y política cercana, no se vaya al vacío, dado a que desde ya iniciaron una campaña en su contra, ante solo el rumor de una salida en los próximos días de su candidatura y por el otro lado aún queda en muchos el mal sabor en boca de lo que ellos han calificado como traición familiar, a no jugar en el mismo lado que su esposo, en las pasadas elecciones. La campaña inició y nosotros no nos hemos dado cuenta. Sólo el tiempo dirá si estamos o no listos para una mujer presidente, si en realidad el pueblo aprendió la lección o sólo es cosa de pasar la página y que venga el próximo o la próxima.

Comentarios