24/06/2021
Cine

La serie ‘Celia’ está ahora disponible en Netflix




La serie de televisión ‘Celia’ está disponible en Netflix, y la misma, aunque no es una gran producción –no llega ni siquiera al mismo grado de calidad alcanzado por ‘Narcos’– ofrece de cualquier modo un nivel de entretenimiento satisfactorio para el gran público.

Celia es una producción de Fox Telecolombia, hablada en español y con subtítulos en inglés que consta de 80 episodios, en los que narra la vida de la extinta leyenda cubana de la música Celia Cruz. Ahora bien, el guion de la misma es incoherente y con frecuencia raya en lo pedestre. Hay más de una subtrama también, lo cual resta fluidez a la narración.

La producción fue ‘pasada’ en algunos países latinoamericanos a finales del año pasado, y a principios de 2016. También fue exhibida a través de la cadena Telemundo, y recientemente fue incluida como parte del servicio de ‘streaming’ que ofrece Netflix a sus subscriptores.

Como anécdota curiosa sobre un personaje real, tan singular y tan querido como lo fue la artista Celia Cruz, la producción recrea distintas situaciones y momentos que consiguen atraer el interés del espectador.

Sin embargo, también es más que evidente que en el serial, dirigido por Víctor Mallarino y Liliana Bocanegra, abunda el melodrama cursi y las sobreactuaciones de algunos actores –el padre de Celia por ejemplo.

En conjunto, las actuaciones de un elenco que incluye en el rol principal, a la actriz puertorriqueña Jeimarie Osorio y al también boricua Modesto Lacén como Pedro Knight, son mayormente esquemáticas y superficiales. La personificación de Osorio es en general correcta, pero carece de chispa y a nadie cautiva.

Los actores en su mayoría evidencian con elocuencia las carencias de unos personajes que precisan de mayor rigor y definición. Algunos de ellos son simpáticos –Pedro Knight, por ejemplo– pero otros son francamente acartonados y patéticos –la hermana de Celia, su madre, el padre de Lola, Alberto, el amigo de Pedro, en fin … ¿Para qué seguir?

Probablemente, lo único que uno puede valor y apreciar en Celia, a pesar de que un gran sector del público tal vez disfrutará de la misma, es la dirección artística. En este aspecto indudablemente se hizo un trabajo encomiable, y por supuesto, la a veces contagiante y en otras empalagosa y sobreabundante música tropical está por doquier.

Lo demás, incluyendo un ritmo pesado y desesperante –de puro culebrón mexicano –y un guion que acomoda y escamotea hechos y situaciones con el único propósito de alargar un historia que de por sí comprende varias décadas de la vida de la artista; poco aporta a la producción.

Celia es narrada en un tono de comedia ligera de barrio, y esto innegablemente fue un error. No había nada de comedia en aquellos duros años de la década de 1950, en los que una joven negra trataba de romper todo tipo de barreras para salir a adelante con su arte.

Celia Cruz nació en la Havana, Cuba en 1925. Tuvo una prolífica y exitosa carrera que la llevó a grabar más de 50 discos y ganar varios premios Grammy. Con su potente e inconfundible voz, su exuberante y florido estilo, así como sus rítmicas melodías, Celia se erigió como una de las más emblemáticas figuras de la música latina.

Entre sus más populares éxitos se incluyen, “La negra tiene tumbao”, “Que le den candela”, “Quimbara” y “La vida en un carnaval”, entre otros. Murió en el año 2003 a los 77 años.

Comentarios