21/05/2020
Política

La derrota de Karina complica reinado de Amable Aristy en La Altagracia

El cacicazgo de la dinastía Aristy Castro en la provincia La Altagracia sufrió en las elecciones municipales del 15 de marzo un golpe electoral que terminó con un reinado de 18 años que mantuvo a Karen Aristy al frente de la alcaldía de Higüey. Padre e hija, Amable y Karen, empiezan a sufrir los efectos de un cambio político inevitable, por lo menos en esa demarcación donde el patriarca tiene en el poder mucho más tiempo que su protegida y ex alcaldesa de dicho municipio.

Amable Aristy Castro, candidato que busca a reelegirse como senador en La Altagracia, se paró frente al cierre del ciclo de su hija Karen, candidata por el Partido Liberal Reformista (PRL) –en alianza con el Partido de la Liberación Dominicana y otras organizaciones–, que perdió frente a Rafael (Cholitin) Barón Duluc, actual alcade postulado por el Bloque Institucional Socialista Demócrata (BIS) y los aliados que encabezó el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Con Karen, que obtuvo 20,315 votos, fuera de la alcaldía, Amable Aristy empezó a mover sus teclas, con menos habilidad que en períodos anteriores, tras anunciar la conclusión de su alianza con el PLD, con miras a las elecciones congresuales y presidenciales del 5 de julio. Los morados, con su presidente Temistócles Montás en la retaguardia, acogieron como bueno y válido el paso dado por el cacique de Higüey.

La inesperada decisión de Amable Aristy, más oficiosa que oficial, se atribuye a un disgusto con el trato que recibió Karen por parte de las nuevas autoridades en el PLD, a las que atribuye la derrota de la candidata. El anuncio se dio a conocer el pasado 14 de mayo: «Solicitamos de manera formal y expresa al Partido de la Liberación Dominicana, por su intermediación, poner término al convenio o alianza suscrito en fecha 25 de febrero del 2020», argumentó Amable en comunicación enviada a la presidencia de los morados.

Luis Abinader recibió en su residencia al senador de La Altagracia, Amable Aristy Castro, el pasado 5 de mayo de 2020. | Foto: Twitter/AmableAristyCastro.

La noticia corrió como pórvora, aunque el fuego que causó no llegó a quemar las naves, que siguen atracadas en puerto esperando por un nuevo capitán, que de pronto no será Gonzalo Castillo, candidato presidencial por el PLD. Días antes de que el senador de La Altagracia diera a conocer la misiva, se retrató con el expresidente de la República, Hipólito Mejía, con quien sostuvo desayuno muy productivo y, posteriormente, visitó al candidato presidencial del PRM, Luis Abinader.

Al parecer, las tácticas del usualmente muy astuto Aristy Castro iban marcando la hora señalada, porque su paso al PRM –ante la actual coyuntura con un Luis Abinader marcando puntero en todas las encuestas– estaba prácticamente consumado. Ni Hipólito, ni Amable ni Abinader soltaron prenda sobre las conversaciones con el caudillo (ex)reformista y ahora flamante presidente del PLR.

Quien sí dejó entrever qué envolvía un posible acuerdo electoral entre las partes, fue Cholitín Duluc, alcalde de Higüey, aunque luego se defendió en que nunca dijo lo que los periodistas de la provincia pusieron en su boca: que Amable había negociado con Abinader la Liga Municipal Dominicana, en un eventual gobierno perremeísta.

La negociación, si fue que la hubo y en la que estaría involucrada su hija Karen Aristy, habría que esperar para confirmar si fue de esa magnitud. Con ese panorama, Amable volverá a tener una cita con el electorado el próximo domingo 5 de julio, navegando en una embarcación muy frágil, con vientos huracanados que soplan como consecuencia de la alianza de la Fuerza del Pueblo con el PRM, que le propinó ya una primera derrota.

Leonel Fernández, presidente de Fuerza del Pueblo, despejó cualquier duda sobre el particular: «no hay acuerdo con el ‘amigo Amable’ para candidatura a senador en La Altagracia. El candidato de la alianza de la referida coalición de partidos es Virgilio Cedano. La aclaración del expresidente de la República se produjo luego que en El Seibo un grupo de dirigentes del Partido Reformista Liberal, de Aristy Castro, renunció a esa organización para apoyar a la Fuerza del Pueblo.

Con un PLD que decidió sacarle la alfombra, y el sólido acuerdo entre Leonel y Abinader en torno a la candidatura de Virgilio Cedano, Amable Aristy ve cómo el reloj sigue marcando las horas, sin que logre una candidatura –por lo menos oficialmente– a la cual endosarle los 30,229 votos que acumuló el PRL en las pasadas elecciones. Es decir, el 0.86% del universo de los sufragios, los cuales él mejor que nadie sabe que más pronto que tarde empezará a mudar de casa, ante el inminente futuro electoral que se aproxima.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios