10/05/2021
Política

La ambición de poder empodera a los peledeístas




Los peledeístas están empoderados. La medición de fuerzas que se manifestó en el epicentro de su liderazgo en el 2015, tras la encarnizada lucha entre Danilo Medina y Leonel Fernández por la candidatura presidencial en el Partido de la Liberación Dominicana, empezó a drenar un flujo que infló las ambiciones de casi todo el tren gubernamental, dejando como resultado un triunfo que posibilitó la reelección del Presidente de la República.

El flujo emanado de las entrañadas del danilismo y el leonelismo corrió por las venas de las estructuras del hoy todopoderoso PLD –alimentado por el egocentrismo, primero de tres triunfos presidenciales de Leonel Fernández (1996, 2004 y 2008) y otros dos de Danilo Medina (2012 y 2016)–, que si bien es cierto sigue operando bajo las directrices de sus altos organismos, también es un hecho que muchos de sus dirigentes empiezan a desafiar sus decisiones, creyéndose generales con tropas suficientes para defender sus intereses en el peligroso terreno de combate.

El empoderamiento de los peledeístas desató hace un buen tiempo una rabiosa (y muchas veces inexplicable) ola de aspiraciones que van actualmente desde algunos que ya retomaron sus proyectos presidenciales en un PLD que todavía no ha terminado Gobierno –el nuevo período de Danilo Medina comienza el 16 de agosto– y otros que tienen firmes intenciones de hacerse con la presidencia en la Cámara de Diputados y más que aspiran a dirigir el Senado.

Reinaldo Pared senador de la RD

Reinaldo Pared senador de la RD

A menos de dos meses para escoger los bufetes directivos de ambas cámaras, se conocen siete diputados del PLD que aspiran a presidir esa Cámara. El laborantismo se siente bajo los siguientes aspirantes: Lucía Medina, hermana del Presidente de la República; Radhamés Camacho (miembro del Comité Político), Rubén Maldonado, ex portavoz de los legisladores y con tres años tratando de alcanzar esa posición; Elpidio Báz y Demóstenes Martínez, Lupe Núñez, integrante de la Comisión Ética de la Cámara y desde Santiago se sabe de las intenciones de Víctor Suárez, el candidato más votado por esa demarcación en las pasadas elecciones celebradas el 15 de mayo.

Una intensa ofensiva proselitista se desató en las filas internas del oficialismo peledeísta, tras conocerse los resultados de las elecciones de mayo. En opinión de los siete diputadosa que aspiran a la presidencia de la Cámara de Diputados, el PLD debe mantener en el seno del Comité Político la selección de los que dirigirán a los legisladores en el Congreso Nacional.

Hay quienes guardan la esperanza que con la designación de los nuevos presidentes se mantenga un equilibrio entre las fuerzas que responden al liderazgo de su presidente, Leonel Fernández y el ejecutivo gubernamental, Danilo Medina. Esto abriría una puerta bastante ancha para la hermana de Medina, Lucía, que sucedería al actual incumbente Abel Martínez, influyente dirigente del peledeísmo con asiento en Santiago, donde acaba de ganar la Alcaldía para los próximo cuatro años.

Esa correlación de fuerzas divida a dos bandos –Leonel y Danilo– se estableció en uno de los párrafos del acuerdo de 15 puntos firmado en junio del 2015 que despejó la repostulación de Medina: «Se reitera la actitud seguida por este organismo, de seleccionar, atendiendo a un criterio fundamentado en el equilibrio, a los compañeros que integrarán la presidencia y vicepresidencia de las cámaras legislativas».

El senador Tommy Galán.

El senador Tommy Galán.

En el Senado, el fuego calienta por debajo de la tierra. Los peledeístas, que mantienen mayoría en esta Cámara con 28 de 32 representantes, tienen en Tommy Galán (senador electo por San Cristóbal), alguien «que quisiera ser tomado en cuenta» por el Comité Político, cuando se ponga sobre la mesa a los candidatos para presidir el organismo.

No se conocen aspiraciones oficiales de Cristina Lizardo, actual presidente y hermana del ministro de Hacienda, Simón Lizardo. El de Reinaldo Pared, secretario general del PLD, es un nombre que se escucha con bastante fuerza en los altoparlantes que transmiten desde el epicentro gubernamental, mientras que en la carrera van trotando con entusiasmo Charlie Mariotti, Adriano Sánchez Roa, José Rafael Vargas y Euclides Sánchez.

Las aspiraciones son un derecho legítimo de todos aquellos que ostentan cargos alcanzados en las elecciones constitucionales, dentro y fuera del PLD. La racha de victorias del hoy todopoderoso Partido de la Liberación Dominicana alimentan un empoderamiento de sus dirigentes, amparados en ese poder que otorgan los triunfos electorales.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (2011-2013), autor del libro «La gran Aventura de la bachata urbana» (2018).

Comentarios