Espectaculos

Joseíto Mateo abandonó El Gran Combo para iniciar nueva etapa como comerciante

En los últimos años de la dictadura de Trujillo, el merenguero Joseíto Mateo vivía entre República Dominicana y Puerto Rico, y es cuando tiene la oportunidad de ingresar a El Gran Combo de José Cortijo, grupo con el que solo grabó un LP.

En el proceso de grabación de la producción Menéame los mangos, el Diablo Mateo se ve en la necesidad de pedirle un adelanto a Cortijo, quien le paga mil dólares que invierte en la compra de LP de artistas populares cuyos discos no llegaban a República Dominicana, principalmente, prohibidos porque no eran producidos por la única fábrica autorizada para esos fines.

El Rey del Merengue se las ingenia –tenía una estrecha amistad con los Trujillo, principalmente con Radhamés– para conseguir permiso y poder traer LP al país: «Con esos discos comienza una nueva etapa mía de comerciante de discos, que todavía lo soy», le comenta al escritor Diógenes Céspedes en una entrevista en 1997, la cual publicó recientemente en el libro Joseíto Mateo (El rey del Merengue). 

Todos esos LP que trajo desde Puerto Rico, recuerda, se vendieron como ‘pan caliente’ y decide formalizar el negocio. «Entonces cogí para la Duarte, todos los negocios estaban quebrados y conseguí un pedacito al lado del teatro Diana y le puse al puestecito «La Merenguito» porque estaba de moda La Guarachita. Puse todos mis discos y fue un éxito, porque aquí nadie tenía los que estaban de moda en el extranjero. En tres días los vendí todos».

Joseíto regresa a Puerto Rico no solo a comprar más mercancía, sino que vuelve al estudio de grabación para concluir con el LP que había iniciado con El Gran Combo: «Terminé mi long playing con ellos y compré más discos y vine para acá, entonces yo le dije a Chepe [diminuto de José Cortijo, DC] que no podía seguir en el grupo con ellos, que yo no podía, porque tenía que arreglar asuntos políticos en mi país. Me dice «¡Qué lástima Joseíto!». Salgo del equipo».

En el texto de la contraportada del álbum, publicado por el sello Gema Récords (Gema LPG-1170), se reseña: «Como vocalista de El Gran Combo en esta oportunidad presentamos a Joseíto Mateo, el destacado cantante dominicano, quien en este disco se reafirma como un sólido valor de los ritmos tropicales y quien encaja a las mil maravillas con el ritmo único de los muchachos del Combo que ‘son los mismos’».

El LP incluye una diversidad de estilos musicales que van desde la guaracha, como la plena, el calypso, merengue, bolero, corrido y la bomba. El repertorio recoge doce temas: «Menéame los mangos», «La calle donde vives», «Te van a llorar», «Con la mesa al caco», «Déjenmela ver» y «Sala mala».

El lado B se reservó las canciones «Con un marinero», «No sufras más corazón», «La enorme distancia», «Mire a ver si puede», «Usted se dañó» y «A la verdegue». Varios compositores aportan sus creaciones, y el propio Joseíto Mateo colaboró con una de sus creaciones.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), coordinador de la tertulia "Música entre libros" de la Biblioteca Juan Bosch (Funglode).

Comentarios