04/07/2020
Nacionales

Hipersensibilidad dental




La hipersensibilidad dental es muy común. Un gran número de personas padece o ha padecido hipersensibilidad dental, pero muy pocos solicitan ayuda profesional.

Es una señal de alarma indicativa de agresión. Se puede definir como una sensación dolorosa, aguda y breve en respuesta a diversos estímulos externos, que cesa al desaparecer el estímulo. Está relacionado a la exposición de la dentina.

La hipersensibilidad es un síntoma que puede estar asociado a diferentes factores etiológicos como son: recesión gingival, caries dental, erosión, atrición, abrasión, fisuras dentales, traumatismos, restauraciones insatisfactorias, unión esmalte cemento abierta o múltiples.

Los estímulos son normalmente los cambios térmicos (frío, calor), ácidos, dulces y alimentos salados, así como el cepillado dental.

Ante un paciente con hipersensibilidad se debe hacer una historia clínica detallada y determinar un diagnóstico diferencial de otras causas de dolor, como pueden ser pulpitis, caries, fracturas, fisuras, invaginaciones del esmalte, surcos gingivales, dolor asociado a blanqueamientos o restauraciones defectuosas, retenedores protésicos, así como hábitos dietéticos e higiénicos del paciente, hábitos parafuncionales como el bruxismo, trastornos de la conducta alimentaria como por ejemplo, comer exceso de limón o soda, bulimia, reflujo gastroesofágico o factores profesionales relacionados con el contacto de agentes erosivos o abrasivos. Luego de descartar otras causas de hipersensibilidad lo más importante es controlar los factores etiológicos para que el tratamiento a seguir tenga éxito.

Se puede iniciar el tratamiento con desensibilizantes domiciliarios, vienen en diferentes presentaciones como pastas, geles, enjuagues o chicles. El producto ideal debe tener una acción rápida, con efecto a largo plazo, no lesivo para la pulpa, de fácil aplicación, no teñir los dientes y sabor agradable. Si no se consiguen resultados favorables con el tratamiento en casa después de un mes entonces se deberá recurrir al tratamiento con un profesional.

El tratamiento para la hipersensibilidad dental consiste básicamente en bloquear los túbulos dentinarios, mediante métodos químicos o físicos, lo cual previene el movimiento del fluido en su interior.

Existen en el mercado una gran cantidad de productos sin control profesional que pueden adquirirse en farmacias, así como procedimientos y productos para ser aplicados en la clínica dental o bajo control profesional, ambos tienen excelentes resultados si determinamos la causa del problema para poder elegir el tratamiento ideal para cada caso en particular.

Artículo escrito por Karla Marina

Doctor en Odontología. Especialista en rehabilitación bucal, propietaria de clínica dental especializada, donde desempeña la práctica privada, junto con un equipo de profesionales de las diferencias áreas de la odontología moderna. (Email: dra.karlamarina@gmail.com)

Comentarios