07/12/2021
Opinión

Hay que parar esa práctica

La muerte de Reinaldo Pared Pérez, prominente político y militante del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), nos sorprendió a todos, hasta a aquellos que no simpatizaban con el ex presidente del Senado y sus afiliaciones políticas.

Hay quien sin importarle el dolor que atraviesa la familia del ex secretario general del PLD, horas después puso a circular las fotos que retratan ese lamentable momento. Las imágenes pasaron rápidamente de las redes a grupos de WhatsAPP y medios digitales, todo esto violentando la ley 192-19, sobre la protección de la imagen, honor e intimidad familiar vinculados a personas fallecidas y accidentadas.

Esta misma normativa prohíbe a cualquier medio de comunicación publicar fotos y videos donde se muestran sus rostros.

Con la inesperada muerte de Reinaldo se han levantado voces, pidiendo a gritos que se sancione a quienes desenfrenadamente, se convierten en paparazis del dolor ajeno.

Es oportuno que sirvan estos llamados de atención de parte del secretario general del PLD y dirigentes políticos de diferentes partidos que se han solidarizado con la familia Pared Pérez, para que las autoridades competentes sienten un precedente en cuanto al cumplimiento de una ley que hoy más que nunca debe cobrar vigencia.

De acuerdo con lo establecido en la Ley 192-19, las personas que se consideren agraviadas porque su imagen haya sido divulgada sin autorización podrán demandar ante un tribunal civil de primera instancia y, en caso de que la persona sea incapaz de llevar este proceso a cabo, podrán ejercer ese derecho un familiar o el Ministerio Público.

Ahora lo importante es establecer quién tomó la imagen y luego determinar si fue la misma persona que la filtró a los medios y redes sociales.

El director general de la Policía Nacional, mayor general Eduardo Alberto Then, dispuso una investigación y prometió aplicar la ley a los responsables de tal acción, si se concluye que los mismos sean miembros de la institución.

Hay que parar una mala práctica que sirve solamente para alimentar el morbo de quienes cual tinajas no encuentran cómo llenar su vacío.

La investigación debe llevarse a cabo y también la sanción, no porque haya sido Reinaldo Pared y su familia los afectados, sino porque es tiempo de que por lo menos una ley, sea aplicada con todo el rigor, a quienes se pasan la vida violentando todo, so pena de que nada les pase, en el país de las maravillas.

(Publicado originalmente en El Caribe el 1ro. de noviembre de 2021)

Comentarios