07/12/2019
Política

Grupo liderado por Tito Hernández regresa al PRSC




El Partido Reformista Social Cristiano se recompone. Un nuevo aire sopla en las filas de la legendaria organización, corriente a la que se sumó este martes, según informó la «comisión de reencuentro», un grupo de militantes liderados por el ex senador Tito Hernández.

En los encuentros y reuniones con la dirigencia reformista celebrados en San Cristóbal, encabezados por el diputado y coordinador de la comisión, Víctor –Ito- Bisonó, van sumándose cada vez más los «más balagueristas» que se reintegran a su partido.

Citó el caso del ex senador Víctor –Tito- Hernández, quien se encontraba distanciado del PRSC, pero que ha regresado a la organización con mucho entusiasmo y deseo de aportar al fortalecimiento de la entidad política.

También dijo que regresaron a la organización los otros dos hermanos del ex senador, Rafael, Manuel y Evita Hernández, quienes han ocupado cargos importantes dentro del partido, así como la madre de estos, doña Chea viuda Hernández.

Igualmente regresaron la ex diputada Rafaelina Puello Báez y el también ex legislador y ex gobernador Salvador Cabrera Benzant, además de César Javier, Kelvin Roa, Bienvenido Pacheco,  Miguel Araujo, Cesar Javier Franco y Roberto Pérez.

De su lado, Tito Hernández sostuvo que con el reencuentro de la familia reformista“se sella una nueva etapa  de los balagueristas de cara a buscar el poder”.

Por la comisión de Rencuentro del PRSC estuvieron presentes, además del diputado Ito Bisonó, Luis José González Sánchez, miembro de la Comisión Presidencial Permanente (CPP), así como Pedro Bretón, Alfredo González Pérez, Ramón Rosario, Fausto Jáquez, Ramón Peña (Perelló), Joaquín Díaz, Félix Perdomo, Víctor Aquino y otros.

De San Cristóbal participaron, además de Tito Hernández, Benny Metz, Erick Bernard, Elvis Rosario, Luisín Puello, Julio César Domínguez, Loida Isabel Díaz, Luis Fernández, Ito Lavale, Demetrio Bello, Eugenio Sierra, Reynaldo García Piña, Roberto Montilla, Eddy Méndez, Rafael Medrano y Eduardo Franco.

Comentarios