28/01/2023
Política

El Movimiento Izquierda Unidad anuncia que seguirá aliado al PLD




El presidente del Movimiento Izquierda Unida (MIU), José Miguel Mejía Abreu, afirma que continuará en 2016 el acuerdo con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con el que co-gobierna, aunque aspira a que el país sea gobernado alguna vez por un sistema político socialista, para consolidar y desarrollar la nación en un gran pacto de poder.

Expresó que este año el MIU se centra en obtener reconocimiento de la Junta Central Electoral (JCE). Se constituyeron en 1982, con la separación del Movimiento Popular Dominicano (MPD) y se mantuvieron en la izquierda como proyecto político, social e ideológico integral, de desarrollo humano, individual y colectivo, fundamentado en la unidad. Luchan por la más amplia participación popular en la gestión social, de Gobierno y la mayor cuota de justicia social.

Sin dar viso de degeneración ideológica, como hicieron otros militantes y grupos de la izquierda, quienes menciona que pasaron a la social democracia y a hacer alianza con partidos del sistema, pasaron al MIU, ya que no se sentían expresados en esas ideas del pensamiento político. Así, dejó de ser militante de Izquierda Unida (IU).

Miguel Mejía, Miguelón, como lo llaman sus amigos, quien fue uno de los ideólogos del Acuerdo de Cooperación Energética solidario propuesto por el Gobierno Bolivariano de Venezuela, Petrocaribe, declaró que el país no se ha beneficiado a plenitud de los 50 mil barriles de petróleo diario que deben llegar del programa que autorizó el extinto líder venezolano Hugo Chávez, lo que atribuye a intereses de grupos que afectaron a la nación.

Dijo que una empresa de venta de combustible que participaba en la Refinería Dominicana de Petróleo estuvo en contra del acuerdo que contempla dos años de gracia, 1% de interés y 25 años para pagar. Además, con la oportunidad para pagar con bienes y servicios”, con cualquier excedente de productos que tenga el país.

Asegura que el acuerdo funciona normal y que el armador de Petrocaribe fue el economista Danilo Mediana, actual presidente de la República.

El ministro del Gobierno para Política de Integración Regional, que de los 50 años de democracia ha vivido 40 en la política, señala que el presidente Medina ha impuesto un estilo de Gobierno que a la gente le ha gustado, más hacia lo popular, que le ha dado resultado. Mientras que el ex presidente Leonel Fernández tiene su estilo, que no es que sea malo.

En su defensa del socialismo entiende que hay esperanza, tal como pudieron países como Cuba, Ecuador, Perú, Chile, gobiernos progresistas que han mejorado la vida de su gente.

Para este político, Joaquín Balaguer (fundador del Partido Reformista Social Cristiano y siete veces presidente de la República) fue un “hombre represivo e intolerante, en base a lo que se mantuvo en el poder”, a su juicio, “respaldado por los norteamericanos”.

Mejía, quien se formó en Cuba y en el primer Gobierno de Fernández fue embajador encargado de asuntos del Caribe en Relaciones Exteriores, reitera que de la izquierda quedan muchos valores y sigue siendo un referente moral, político e ideológico, pese a que algunos están desfasados en el tiempo y otros sintonizados con los signos actuales.

Además de las grandes cumbres que se desarrollaron en el país en el primer mandato de Fernández, a partir de 1996, Mejía destaca su actuación para restablecer las relaciones con Cuba, cerradas durante 29 años. Facilitar la visita del entonces presidente cubano y líder de la revolución, Fidel Castro, con quien mantiene estrechas relaciones, similares a las que cosechó con el fenecido presidente de Venezuela y jefe de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, quien lo llamaba Miguelón.

Considera que Fidel Castro fue lo más grande del siglo XX, estadista e intelectual. Expresa que con la reanudación de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, a 53 años del bloqueo, los estadounidenses se dieron cuenta que Cuba se sustenta en base a principios.

Sobre Chávez, a quien conoció antes de que fuera presidente y con quien trabajó en el Congreso Anfitriónico, en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1998, formó una gran amistad, al punto de traerlo a la República Dominicana. Lo lloró cuando falleció y lo califica de “generoso, temperamento firme, convicción y leal hasta la muerte”.

Revela que asesores del Gobierno de Fernández se opusieron a que este recibiera a Chávez en su primera visita a la República Dominicana, a quienes se enfrentó. Luego, Chávez y Férnández fueron amigos.

Comentarios