07/12/2021
Espectaculos

Candidatos que han perdido elecciones en Acroarte gestaron la idea de crear nuevos gremios

Tras probar el amargo sabor de la derrota en distintos momentos electorales a lo interno de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), candidatos que no recibieron en las urnas el favor de la mayoría, reanudaron sus aspiraciones gestando la creación de una nueva asociación que le permitiera alcanzar la presidencia de la misma.

Uno de esos capítulos en la historia de Acroarte se escribió a partir del intenso y polémico proceso electoral de junio del 2005, cuando la gremialista Belkys Martínez se enfrentó al periodista Fausto Polanco, elecciones en la que el hoy editor de Espectáculos del periódico El Día ganó por una diferencia 93 contra 81 votos.

Martínez, alentada por varios acroartistas, se dejó arrastrar por las emociones y las heridas que provocaron su derrota, y encabezó un grupo de casi 30 miembros que pasaron a formar parte de la Asociación de Comunicadores de Arte y Espectáculos (ACAE), que celebró su asamblea constitutiva en diciembre del 2005.

La ACAE informaba en noviembre de ese mismo año que en la misma «se encuentran registrados 85 miembros de todo el país» y esperaba que esa cifra «aumente con los integrantes de filiales del exterior que hacen getiones para pertenecer al nuevo grupo» cuya nómina total se daría a conocer en los primeros días de enero de 2006.

El principal objetivo de ACAE, cuyos miembros pasarían a renunciar de Acroarte para formar parte de la misma, era «la entrega de un premio anual a artistas destacados en diversos géneros». La directiva del nuevo gremio tenía como presidenta a Belkis Martínez (que perdió frente a Fausto Polanco), a Miguel Ángel Herrera como secretario general y Jovanny Matos como encargado de asuntos internacionales.

El grupo que conformó ACAE presentó renuncia al presidente ya juramentado, Fausto Polanco, quien no solo acogió su solicitud sino que también la sometió en una asamblea general de Acroarte con el propósito de que no regresaran a la institución.

Los vientos que anunciaban la idea de un nuevo proyecto similar volvieron a soplar tras las elecciones del 2011, cuando el periodista Máximo Jiménez, editor de Arte & Espectáculos de El Caribe, ganó las elecciones al periodista José Tejada Gómez –que había presidido a Acroarte en dos ocasiones–. Jiménez ganó 111 voto contra 96, con un padrón que registró en ese entonces 247 votantes.

Junto a algunos miembros que formaron parte de su equipo electoral, Tejada Gómez coqueteó con crear una fundación –que no entrara en conflicto con las normativas de Acroarte, sobre todo a partir de la modificación estaturia impulsada por Polanco con el caso ACAE, que estipula que ningún miembro de Acroarte puede pertenecer a otra institución con mismos fines– y dirigió las «tertulias y peñas culturales» que en varias ocasiones se llevaron a cabo los sábados en el Bar Juan Lockward del Teatro Nacional.

Un nuevo impulso agrupa la tropa comandada precisamente por quienes perdieron las elecciones abrumadoramente en el 2017 –Emelyn Baldera ganó 111 votos contra 84 a Cristina Liriano, quien nunca reconoció la victoria aplastante de la primera– y del proceso siguiente, en el 2019, cuando Alexis Beltré venció a Fausto Polanco 102 votos contra 101.

Fausto Polanco, que tampoco reconoció la victoria de Beltré y llevó el caso a la justicia entablando dos demandas judiciales, es uno de los ideólogos de la Academia Dominicana de Periodistas de Arte y Espectáculos (Adopae), que sale hoy al ruedo con bombos y platillos.

Se desconocen aún los própositos generales de la nueva asociación, lo que sí se sabe es que probablemente estaría presidida por José Tejada Gómez, quien desde su fallido intento electoral del 2011 acaricia la idea de volver a la presidencia de algún gremio periodistico.

La Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), nació en el 1984  bajo la intención de reconocer y enaltecer el arte y la cultura dominicanas, desde entonces ha pasado por un sin número de procesos que la han convertido en una institución madura con 37 años de historia con filiales en Santiago, Nueva York y Miami.

Comentarios