05/12/2022
Nacionales

El blanqueamiento dental




Cada vez son más frecuentes las personas en busca de una mejor imagen, tener una sonrisa perfecta es deseo de muchos. Las personas están cada vez más interesadas en tener los dientes más blancos y consideran que es una necesidad tanto para tener éxito en la vida profesional como social.

Una sonrisa estética suele reflejar un buen estado de salud que lleva a la persona a cambios significativos de sus hábitos de vida, su comportamiento y juega un papel clave en el desarrollo y manteniendo del autoestima.

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que logra reducir varios tonos el color original de las piezas dentales, dejándolos más blancos. Puede realizarse a un conjunto de dientes comprometidos estéticamente (blanqueamiento externo) o bien a un solo diente que pueda haberse oscurecido tras una endodoncia ó trauma dental (blanqueamiento interno).

El principal beneficio es la satisfacción personal de tener una dentición más blanca que le permita al paciente sentirse cómodo y agradable con su sonrisa.

Las técnicas actuales de blanqueamiento se basan en la utilización de dos productos:
-Peróxido de carbamida (en general para tratamientos ambulatorios).
– Peróxido de hidrógeno (básicamente para tratamientos en clínica).

Antes de intentar cambios de color o corregir pigmentaciones es indispensable:

  1. Diagnóstico: Determinar la causa y localización de la pigmentación.
  2. Plan de tratamiento a seguir: técnica de blanqueamiento externo o interno.
  3. Pronóstico: éxito anticipado a corto y largo plazo.

Indicaciones del blanqueamiento. Cuando el diente se oscurece a causa del envejecimiento, en los dientes con manchas provocadas por la ingesta de alimentos con muchos pigmentos, tabaquismo, fluorosis dental (un exceso de flúor es el origen de las manchas), calcificación pulpar o dientes endodonciados incorrectamente, manchas causadas por el consumo de ciertos medicamentos, como la tetraciclina.

Dentinogénesis imperfecta (alteración genética en el desarrollo de los dientes, que produce cambios en la estructura y el color de los mismos).

Contraindicaciones del blanqueo. Pacientes con un mal estado periodontal que no ha sido tratado, cuando los dientes tienen restauraciones extensas en áreas visibles, exposición radicular, hipersensibilidad dental severa, mal estado de los dientes: caries, grietas o fisuras, pérdida importante de esmalte, etcétera. Asimismo, mujeres embarazadas, personas alérgicas a peróxidos.

Riesgos del tratamiento: El éxito del blanqueamiento tanto en dientes vitales como en no vitales es impredecible, ya que la longevidad de los resultados no puede ser 100% garantizado por el odontólogo.

En dientes no vitales se ha recomendado que todo diente que reciba blanqueamiento intracoronal deba ser controlado durante siete años aproximadamente, tanto clínica como radiográficamente; para diagnosticar una respuesta cervical inflamatoria.

Debido al mayor diámetro que presentan los túbulos de la dentina de dientes jóvenes, a la solución del blanqueamiento se le facilita el paso a través de estos hacia los tejidos periodontales y así se estimula la resorción ósea inflamatoria. Se debe colocar una base dejando así la obturación del conducto a un nivel más coronal.

Sensibilidad en los tejidos blandos. La sensibilidad gingival debe estar relacionada con la respuesta del paciente a la concentración de la solución de peróxido. Además, si no se toman las debidas precauciones, cuando se aplica calor en el tratamiento de dientes no vitales, pueden provocarse quemaduras térmicas, quemaduras químicas o un daño significativo de los tejidos blandos.

Sensibilidad dentaria post-operatoria. La sensibilidad dental parece estar relacionada con el paso de peróxido de hidrógeno a través del esmalte y la dentina, lo que produce una ligera irritación pulpar, por esta razón, se contraindica el tratamiento en pacientes con hipersensibilidad dentaria no controlada.

Se recomienda la colocación de la restauración estética indicada a los siete días después de finalizado el blanqueamiento para minimizar el efecto del agente blanqueador sobre las propiedades adhesivas de dicha restauración.

El blanqueamiento se ve limitado cuando el paciente refiere tener manifestaciones alérgicas.

Cuando existe la presencia de restauraciones, puede que necesiten cambiarse por razones de modificación del color que se provoca en la superficie dentaria.

En conclusión el blanqueamiento dental efectuado por un odontólogo especialista de manera correcta, es un tratamiento seguro y conservador para las personas que desean lucir una sonrisa más saludable, limpia y joven.

Artículo escrito por Karla Marina

Doctor en Odontología. Especialista en rehabilitación bucal, propietaria de clínica dental especializada, donde desempeña la práctica privada, junto con un equipo de profesionales de las diferencias áreas de la odontología moderna. (Email: dra.karlamarina@gmail.com)

Comentarios