15/11/2019
Cine

Archie López busca un tercer loto de película




Agosto de 2007 vio cómo Archie López debutaba como director de cine por todo lo alto. Hombre formado en el campo de la publicidad, donde hizo un nombre gracias al buen trabajo en su compañía Panamericana, y que encontró en el séptimo arte el oficio que todo publicista sueña alcanzar.

López tuvo en Roberto Ángel Salcedo, guionista y actor, quien se encargaría de ponerle en las manos el guión para rodar su primera película. Así se materializó la exitosa comedia Mi novia está de madre, que también protagonizó Salcedo, junto a Patricia Manterola, Cuquín Victoria, Edilí, María Cristina Camilo, Pamela Sued y Eddy Herrera.

Afiche de "Cristiano de la secreta".

Afiche de «Cristiano de la secreta».

La película tuvo un gran éxito en la taquilla y eso favoreció que López continuara probando suerte en este campo, y todo lo que vendría después se enmarcaría en la comedia, el género por excelencia del cine nacional.

Dos años después, el 1 de enero de 2009, estrena el remake de Cristiano de la secreta, en la que tiene su primer encuentro profesional con el comediante Raymond Pozo, que se convertiría muy pronto en su actor fetiche. Su segunda película estuvo por debajo del éxito que obtuvo con Mi novia está de madre.

El elenco de Cristiano… estuvo integrado por Nashla Bogaert, René Castillo, Luis José Germán, Sabrina Gómez, Raeldo López y Ninoska Martínez. La historia de esta película se centra en un joven cristiano que se dedica a evangelizar en la comunidad, tratando de atraer, con bastante dificultades, a un personaje muy peculiar del barrio, quien se resiste a vivir bajo la lupa de la religión.

Una escena de "Mi novia está de madre", primer filme dirigido por Archie López, protagonizado por Roberto Ángel Salcedo y Paty Manterola.

Una escena de «Mi novia está de madre», primer filme dirigido por Archie López, protagonizado por Roberto Ángel Salcedo y Paty Manterola.

Pero con la experiencia que López ganó tras sus dos primeros trabajos, no solo entendió mejor lo que significa ponerse detrás de las cámaras, sino que también sintonizó con los gustos del gran público. Es cuando se embarca en el proyecto que dimensionaría su carrera, en términos comerciales: Lotoman, que se estrenó en el 2011.

El realizador apuesta a la pareja cómica del momento, integrada por Raymond Pozo y Miguel Céspedes, y echa manos a un guión de situaciones y gags muy al estilo de los programas humorísticos de estos dos talentos de la televisión, que funciona ante su gran fanaticada… y algo más.

La primera entrega de Lotoman fue un bombazo en la taquilla y esto garantizó una segunda entrega que se estrenaría dos años después, en el 2012. Menos efectiva y por debajo de las recaudaciones de la primera parte, Lotoman 2.0 de todas maneras reportó dividendos aceptables que convencieron a su realizador seguir apostando a la química de los dos comediantes más populares del país. Con este filme, ganó el Premio Casandra como Mejor director en el 2013.

Ese es el panorama que recibirá el estreno de la tercera entrega de Archie López, también protagonizada por Pozo y Céspedes, quienes encabezan un elenco reforzado con otro humorista y actor no menos popular: Fausto Mata (Boca de Piano).

Más que a la historia, López fichó un elenco de figuras que de alguna manera pueda revitalizar –y atraer al público– su secuela. A Pozo, Céspedes y Boca de Piano se sumaron Fernando Carrillo, Julián Gil y Dalisa Alegría, con una presencia importante en la historia, mientras le secundan Sergio Carlo, La Materialista y Olga Bucarelli.

Lotoman 003 es la tercera película nacional que llega a los cines en este 2014, tras el ciclo que cierra la comedia Vamos de robo, de Roberto Ángel Salcedo, con casi 400 mil taquillas vendidas y un nuevo récord de asistencia en su primera semana en cartel y Locas y atrapadas, otro filme del género del realizador Alfonso Rodríguez.

Hay que esperar cuál será la acogida que tendrá por parte del público el tercer capítulo de Lotoman, sin duda, la primera saga del cine dominicano, una producción que le permitió a Archie López volar con alas propias y tener voz en la efervescente industria cinematográfica nacional.

Artículo escrito por Máximo Jiménez

Periodista, crítico de cine. Ex presidente de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), coordinador de la tertulia "Música entre libros" de la Biblioteca Juan Bosch (Funglode).

Comentarios