21/10/2019
Espectaculos

Acroarte resalta aportes a la música del tenor Francisco Casanova

La Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) lamentó el fallecimiento del laureado tenor dominicano Francisco Chaín Casanova, quien en sus 25 años de trayectoria se estableció como una de las voces líricas más importantes de la música clásica de la región.

Casanova, nacido en El Seíbo, falleció este jueves a sus 61 años de edad en la ciudad de Nueva York, a causa de un cáncer de vesícula biliar padecía desde hace tiempo.

Ingresó al Conservatorio Nacional de Música a principios de los años setenta y allí recibió su primera enseñanza de las manos del fallecido tenor Rafael Sánchez Cestero. En 1978 emigró a la ciudad de Nueva York en donde fijó residencia.

En sus 25 años de trayectoria artística, realizó varias giras en Estados Unidos y Europa logrando conquistar importantes escenarios en Italia, Francia, España, Alemania, Polonia y Yugoslavia. En América Latina, su talento fue aplaudido Puerto Rico y Colombia.

El artista lírico encarnó personajes como Oronte (I Lombardi), Pinkerton (Madame Butterfly) y Manrico (Don Carlo) en el Metropolitan Opera House de New York.

En Europa se ha destacado en los papeles de Álvaro (La Forza del Destino), en Avignon, y Gustavo (Un Ballo in Maschera), en Klagenfurt, Austria. Ha actuado además con la ópera de Ontario (Canadá), en el Teatro Massimo de Palermo; y en Munich se presentó en la Casa de América y en el Instituto Orff.

El 18 de mayo de 1996 Francisco Casanova sustituyó a Luciano Pavarotti en el espectáculo Pavarotti and Friends en el Teartro de la Filarmónica de New York. En esa oportunidad el tenor dominicano interpretó arias y duetos de La Boheme, Un Ballo in Maschera, L’Mico Fritz, Tosca, Il Trovatore y Lucía. Dos días después apareció cantando con la Opera Orchestra of New York el papel del Rey Carlo de la ópera Giovana D’Arco, de Verdi.

En junio del mismo año hizo su debut en el Spoleto Festival en los Estados Unidos al cantar en el Requiem de Verdi, el cual ha interpretado con gran éxito también en Austria e Italia. Durante el mismo año se presentó con la Orquesta Sinfónica de Denver, con la que hizo el Stabat Mater de Rossini”, indica la biografía del sitio.

El 13 de abril de 1999 debutó en el Carnegie Hall, bajo la dirección del Maestro Eve Queler, encarnando el personaje de Eleazar de la ópera La Juive, de Halevy.

En agosto de 1999 se presentó por primera vez en una ópera completa ante el público dominicano; en esta ocasión protagonizó Aída, de Verdi.

Casanova también participó en el concierto “Los merengues del Casandra” con el tema Merenguero hasta la tambora, espectáculo  realizado por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) en enero de 2006, en el Teatro Nacional y el Teatro Regional del Cibao. Ese mismo año presentó con éxito el concierto «Bacha Lírica» en el Teatro La Fiesta del hotel Jaragua, bajo la producción de William Liriano, mereciendo una nominación en los, entonces, Premios Casandra.

Comentarios